Chick-fil-A
Foto: Bigstock
  • Chick-fil-A es una de las cadenas de comida rápida de mayor popularidad en Estados Unidos, por el concepto de su oferta en alimentos.

  • El servicio al cliente lo es todo en las cadenas de comida rápida, ya que a partir de la experiencia que ofrecen al consumidor es el impacto que logran en el mercado.

  • La capacidad que encuentran las marcas de generar pautas comerciales a través de la experiencia ha sido fundamental para lograr su trascendencia en el mercado.

El servicio al cliente es el gran distintivo en las cadenas de comida rápida, pues encuentran en ello la manera de fidelizar a sus consumidores y de consolidar un concepto sumamente popular y competido en el mercado.

De acuerdo con Philip Kotler, autor de Mercadotecnia, hay tres tipos de servicios minoristas:

– Servicios anteriores a la compra

Estos van desde recibir un pedido a través de una llamada telefónica hasta la publicidad.

– Servicios posteriores a la compra

La entrega o devolución de un producto o servicio explican este punto.

– Servicios complementarios

Experiencias como la decoración y atención forman parte de este punto.

Chick-fil-A consultó con Danny Meyer, un especialista en hospitalidad y comida fina y de acuerdo con Business Insider, el medio que dio a conocer esta noticia, lo hizo para mejorar el entendimiento que la marca y empleados tienen sobre el recibimiento del consumidor, haciendo del hecho un importante caso, que nos lleva a mirar el rumbo que está tomando un mercado donde se revalora la experiencia que ofrecen sus puntos de venta.

Lo que también nos enseña esta noticia es la oportunidad que han encontrado las marcas de comida rápida, de lograr mayor interacción en un segmento donde la competencia es agresiva y la decisión del consumidor tiene que ser fidelizada, a través de conceptos que representen para ellos una inversión por el tráfico peatonal que les significa llegar a determinadas tiendas.

loading...