Deporte: 1 parte espectáculo, 3 partes negocio

Recientemente la NBA dio su brazo a torcer respecto a la publicidad en los uniformes de sus agremiados, ¿dará la NFL ese paso pronto u obligará a las marcas a buscar otras opciones menos ortodoxas?

¿Copa del Mundo alterna?, una pesadilla de marketing poco viable

Autorizar una Copa del Mundo alterna no sólo sería una pesadilla de marketing, sino prácticamente un suicidio para la FIFA.

Charly, ¿la nueva futura víctima del futbol mexicano?

De la noche a la mañana la marca guanajuatense se colocó en una posición inmejorable para hacer marketing; sin embargo… no es la primera marca que se encuentra en dicha posición.

Rosa, el color del dinero

Cada vez más equipos mexicanos aprovechan comercialmente el mes de octubre, mientras que otros tantos siguen dejando escapar la posibilidad.

De lo (casi) perdido, lo que aparezca es bueno

Ante la incertidumbre que rodea la clasificación para la Copa del Mundo, algunas marcas deportivas toman medidas preventivas para disminuir sus pérdidas

¿Más vale malo por conocido?

Si bien la renovación de los derechos televisivos de la Selección Mexicana levanta muchas sospechas, una cosa es segura… un mayor número de anunciantes en los juegos del Tri.

¿Puede un sismo afectar la imagen de un deportista?

Pese a tratarse de un evento completamente ajeno al deporte, el sismo del pasado martes tuvo y tendrá un impacto duradero en la imagen de varias figuras públicas.

Deportistas virtuales, ¿el futuro del marketing deportivo?

Con motivo de la inminente salida de FIFA 18 y ante la imposibilidad de utilizar la imagen de Cristiano Ronaldo, Adidas recurrió al Alex Hunter, la primera figura virtual del futbol mundial.

Juan Carlos Osorio, un pésimo embajador de marca para la Selección

Pese a haber conseguido la clasificación al Mundial en tiempo récord, la falta de compenetración entre el técnico nacional y la afición podrían afectar el marketing del equipo tricolor.

Contrataciones millonarias, la estrategia de marketing del futbol

En una industria tan competida y globalizada como la del futbol, los fichajes multimillonarios como el de Neymar han dejado de ser una necesidad deportiva para transformarse en estrategias de marketing cuyo objetivo es incrementar la base de aficionados-consumidores de una marca-club.