Mercadotecnia de la libertad: #vivasnosqueremos

Cuando leía yo en Facebook acerca de la reciente marcha contra la violencia a las mujeres –en la cual tristemente no pude estar- y las historias de acoso que han compartido muchos de mis contactos en este sentido, confieso que se me hacían nudos en la garganta. Por supuesto por los testimonios de vida que muchos valientes decidieron compartir, pero sobre todo porque me hizo reflexionar sobre la época en que vivimos.

Mercadotecnia solidaria: 10 servicios de 5 dólares

Las cosas que aparecen en Internet no dejan de sorprenderme. Qué época tan entretenida nos tocó vivir. Se venden amigos, se compran abrazos, se tiene sexo a distancia, se intercambian talentos y tiempos, se alquilan hombros para llorar, y bueno, a todo eso le sumamos que nosotros mismos estamos en constante oferta de venta en nuestras redes sociales.

Tecnología incluyente para personas sordociegas

Sí, soy una grinch de la tecnología, así es, los escenarios virtuales me rebasan. Me refiero a mis responsabilidades digitales que no alcanzo a cumplir a cabalidad y de las cuales reniego cada vez que me dan la oportunidad. Pero cuando la tecnología suma de maneras inimaginables a la vida de la gente es cuando no puedo más que quitarme el sombrero frente a ella. Y esta vez me refiero a la tecnología adecuada como herramienta para las personas con discapacidad; en este caso para personas sordociegas.

¿Cómo está su face-estima?

Y sigo con mis enormes preocupaciones anti-digitales, es decir, todas esas que tienen que ver con el horror que me produce que cada día más nuestra vida se reduzca a una pequeña pantalla. No es exagerado. En esa pantallita y con los dedos se maneja una buena parte de nuestra vida profesional, amistosa, amorosa, informativa. Es ahí donde invertimos bastante (demasiado) de nuestro tiempo de vida y, sin darnos cuenta, en esos aparatitos adictivos estamos construyendo un lugar en el mundo.

Profesiones digitales achican la brecha de género

Ahora que acaba de pasar el día de la mujer, fecha tan mal entendida y que desata tantos debates sobre si se celebra algo o más bien nos recuerda que seguimos trabajando por la equidad de género, sí, que es un camino del que aún nos falta un montón por recorrer. Así es, soy feminista y me ofenden las frases de “la mujer es lo más lindo, etc.”.

Freeganismo: para quienes se cansan del dinero

En medio de tendencias, posturas y nuevos modos de asumir esta existencia, muchas veces radicales, una cultura urbana que me llama particularmente la atención es el freeganismo. Sobre todo porque no es una alternativa únicamente de jóvenes hippies decepcionados del sistema económico, como sucedió tras la revolución industrial, sino que hoy se están convertido en freeganos, todo tipo de personajes que no aguantan más el aplastante poder del dios dinero.

Compro y vendo cariño: la mercadotecnia de la amistad

Sigue despertando en mí una enorme curiosidad el despliegue de aplicaciones y servicios tecnológicos y digitales que delatan la profunda soledad en la que nos encontramos todos. No me enternecen las propuestas que ofrecen para la venta abrazos, sexo y compañía; más bien me alarma ver cómo la evolución digital se está clavando en resolver vacíos que cada vez se ahondan más en nosotros.

La mercadotecnia del no-consumo: repair cafés

Siguiendo con temas altruistas, y bonitos, como el de los bancos de tiempo, acerca de los cuales escribí hace poco en este espacio, entusiasma ver cómo la conectividad también nos regresa a la esencia de colaboración entre las personas. Me refiero al concepto de repair cafés, cada vez más extendido en el mundo gracias a la digitalidad.

Mercadotecnia inspirada en la diversidad

Me resulta fascinante el vuelco que ha dado la mercadotecnia en respuesta a esta era digital. Claro, el cambio ha sido en muchos sentidos y niveles, pero en particular me refiero al concepto esencial en el que el consumidor ya no es un ente pasivo que compra “lo que hay” y punto, sino que se ha convertido en un agente activo que reclama sus propias necesidades, sí, se las reclama a las industrias, al mercado mismo y a la publicidad incluso. Hasta tal punto que existen muchos ejemplos en los que los compradores somos co-creadores de lo que nos venden.

Bancos de tiempo: mercadotecnia de la confianza

La realidad de estar de hoy permanentemente conectados ha despertado todo tipo de ideas. Algunas de ellas, cimentadas en la solidaridad y la confianza, contrastan –y también enriquecen- las formas tradicionales de los sistemas sociales, políticos y económicos. Bueno, pues me refiero esta vez a los bancos de tiempo, que en varias ciudades ya están funcionando con bastante fuerza.