Caso Interjet: Cuando los empleados afectan la reputación de una marca

Interjet
Imagen de Bigstock
  • Una piloto de Interjet habría generado un mensaje odio a través su cuenta de Twitter durante los festejos del Grito de Independencia.

  • La línea aérea tuvo que emitir un comunicado para condenar este tipo de comentarios.

  • Las marcas se obligan a responder por los comentarios negativos de sus empleados, quienes también se convierten embajadores de marca.

Si bien es cierto que las publicaciones que se hacen a título personal a través de las redes sociales deben quedarse en el ámbito de la vida privada, también es verdad que conllevan una importante responsabilidad que involucra a las personas cercanas, al trabajo y al entorno que rodea a las personas.

A través de las redes sociales, durante los festejos de estas Fiestas Patrias tuvo resonancia un mensaje de odio por parte de una supuesta piloto aviadora de la compañía mexicana Interjet.

“Debería caer una bomba en el Zócalo… nos haría una favor a todos. #VivaMéxico” es el mensaje que la usuaria de Twitter Xiime García publicó el 15 de septiembre, fecha en la que el Zócalo de la Ciudad de México recibe a miles de visitantes para presenciar el tradicional “Grito de Independencia” que este año fue dirigido por primera ocasión por el presidente  Andrés Manuel López Obrador”.

El mensaje fue difundido, a través de una captura de pantalla, por la cuenta de Twitter  “Cosas de Whitexicans” y según se muestra en la publicación habría sido apoyado por optra supuesta trabajadora de la línea aérea mexicana, Gabriela García.

La publicación ha generado molestia y críticas entre cibernautas, al punto de que la marca ha tenido que salir a ofrecer disculpas públicas por medio de sus redes sociales. Entre otros argumentos esgrimidos, Intejet asegura que está realizando una investigación al respecto.

 

Son mayores rodeos, el incidente ocurre en medio de una polarización política que se ha dado en nuestro país y entre algunos grupos de simpatizantes del actual gobierno federal y grupos de oposición.

Sin que la línea aérea haya realizado acción negativa alguna, se vio involucrada de manera involuntaria, por lo que fue necesaria la rápida reacción de la marca a través de su comunicado con el objetivo de frenar un posible daño a la marca.

El caso resulta emblemático para definir la gran responsabilidad que recae en las marcas con respecto a sus empleados, quienes se convierten en una suerte de embajadores de marca y de quienes las opiniones que emiten adquieren mayor relevancia si se toman en cuenta factores como el avance tecnológico y las posibilidades de comunicación a través de las redes sociales.

Si bien es imposible que las empresas dicten la pauta acerca de las opiniones y publicaciones de sus empleados sí pueden emitir recomendaciones y pedir que cualquier opinión o postura política que tengan lo hagan sólo a título personal.

loading...