x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Caso Coca-Cola: ¿Hay una estrategia que permita sobrevivir a la marcas sin hacer despidos?

Varias compañías han tenido que tomar la difícil decisión de realizar despidos y retiros voluntarios masivos para superar la crisis de salud

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
despidos
  • De acuerdo con el Foro Económico Mundial, cientos de millones de personas a escala global podrían quedarse sin trabajo por la crisis

  • En datos de Statista, en México la tasa de desempleo se ha mantenido en cuatro por ciento en los meses más duros de la pandemia

  • Para Estados Unidos, según Pew Research, los despidos se acumularon más rápido en los primeros meses de la COVID-19 que en la Gran Recesión

Al principio de la crisis sanitaria, casi todas las empresas se comprometieron a cerrar sus puertas y reducir al mínimo posible sus operaciones en persona para evitar contagios. Esta decisión se creía que iba a ser temporal, pero por una u otra razón la pandemia jamás logró controlarse del todo y el periodo de encierro se extendió. Las distintas presiones económicas causaron que las empresas realizaran recortes de gastos, lo cual significó realizar despidos.

Estas reducciones masivas de personal continúan aún hoy, cuando supuestamente ya se está restaurando la “nueva normalidad”. Uno de los casos que más llamó la atención hace poco fue el de Coca-Cola, que tuvo que ejecutar despidos y retiros voluntarios de cuatro mil plazas en Norteamérica y Puerto Rico. Casos similares se han dado en toda Europa, América Latina, Asia, Oceanía y África. Y ante este fenómeno, surge una pregunta crucial: ¿Hay alternativas?

Cómo sobrevivir a la crisis sin ejecutar despidos

Hay una razón clara por la que la primera decisión de las empresas es recortar su plantilla de colaboradores. De acuerdo con Chron, entre el 20 y el 30 por ciento de los ingresos brutos de una compañía es el promedio saludable de lo que una compañía paga en salarios. Esto hace que el personal se convierta en uno de los costos más pesados con el que deben lidiar las empresas. Aparte es mucho más fácil hacer despidos que afectar otros factores productivos.

Lo anterior, sin embargo, significa que sí hay alternativas a recortar personal cuando se trata de reducir costos. Entre los métodos más convenientes a largo plazo está el mejorar procesos e incrementar la eficiencia de la compañía. Si la marca es capaz de producir más, o usando menos recursos, técnicamente los márgenes de ganancia deberían crecer y se podrían evitar los despidos. A la vez suelen requerir una inversión, algo poco aconsejable durante una crisis.


Notas relacionadas


Existen otras alternativas que podrían permitir a las empresas recortar costos, evitar despidos y no invertir mucho (o nada). Por ejemplo, una opción popular es pausar o retirar los productos y servicios que generen menor retorno de inversión. De esa forma se pueden empujar aquellas ofertas que provean mayor valor a la compañía y le permitan evitar despidos. Básicamente, se trata de hacer más eficiente al negocio. Por desgracia, la supervivencia no es el único factor.

Más allá de superar la crisis, se trata de evolucionar

Casi todas las empresas en el entorno entienden que la recuperación de la crisis sanitaria no será como se suponía en los primeros meses de pandemia. Muchas compañías decidieron dar licencias temporales o recortar salarios, con la esperanza que las actividades se reanudaran en cuanto “acabara” el encierro. Ahora es evidente no solo que esta situación no solo no se va a  esfumar. Aún si se establecen otras estrategias de eficiencia, se tendrán que realizar despidos.

Las empresas saben ahora que se deben de enfrentar a un ecosistema de consumo que va a ser, potencialmente, menos intenso que antes de la pandemia. No solo eso, además se espera una preferencia por productos y servicios de menor costo. Mantener grandes poblaciones de empleados no es sustentable en este entorno, menos aún cuando las compañías están muy decididas a reducir gastos innecesarios. No hay forma de evitar que muchos lleguen a la calle.

Se trata de un panorama desolador, pero puede haber una luz al final del túnel después de todo. Muchas empresas, sin importar su tamaño, se están dando cuenta que el entorno post-pandemia es también un entorno lleno de oportunidades de negocio. No sería descabellado que líderes del mercado crearan nuevas unidades y productos. Muchos ya lo están haciendo. Así, los despidos podrían verse, al menos en parte, compensados por estas contrataciones.

Otros artículos exclusivos para suscriptores