Cartera Llena: ¿El “otro” Internet?

Por Eduardo Rodríguez
[email protected]
@ERodriguezD

Es emocionante vivir en la época, en que vemos cómo se va desarrollando el primer capítulo de la historia del invento que revolucionó nuestra manera de vivir: el internet. Cuando entré a la Universidad fui de los primeros nerds que pidió una dirección de correo electrónico. Recuerdo bien que para mandar o recibir un e-mail tenía que ir al laboratorio de computación (ahí estaban las únicas computadoras con conexión a Internet). Era una pantalla monocromática espantosa, muy poco amigable. Nunca mandé un correo electrónico simple y sencillamente porque no conocía a nadie que tuviera e-mail. Hoy no podría trabajar sin esta herramienta.

Como todos sabemos, el Internet evoluciona día a día, pero la semana pasada se dieron los primeros pasos formales para la constitución del otro internet. Google y Verizon publicaron su propuesta para que los legisladores estadounidenses y los participantes del sector, trabajen sobre un marco legal enfocado a que, en un futuro no muy lejano, se puedan ofrecer servicios diferenciados de Internet.

La propuesta parece estar encaminada hacia un esquema muy parecido al de la televisión de paga o el de las autopistas de cuota. Hasta ahora, hemos vivido con un Internet libre, en el que los proveedores de servicios de conexión no hacen distinción si el usuario quiere ingresar a la página de Merca 2.0, Televisa, The New York Times o cualquier otra. Pagamos por conectarnos y navegamos a la misma velocidad en todas las páginas de nternet (si un sitio web es más lento que otro, es por culpa de los servidores de esa página; no por el proveedor de servicios). Todo esto hace que el internet adopte un carácter democrático.

La idea planteada por Google y Verizon es poder ofrecer servicios específicos a mayor velocidad. Imaginemos que dedicas la mayor cantidad de tu tiempo de navegación a ver videos en Youtube. Si la propuesta de estos dos gigantes tecnológicos llega a buen puerto, entonces tu proveedor de servicios de internet podría ofrecerte un enlace ultrarápido a youtube.com para que puedas ver videos 1,000 veces más rápido. Esto lo lograrían mandando la conexión entre tu computadora y los servidores de youtube.com por una tubería nueva, más limpia y sin tanto enredo. Obviamente, no son beneficencias internautas así que tendrías que pagar una cuota extra por el servicio.

éstas dos empresas proponen que este internet diferenciado, podría ser usado para servicios específicos en los que la velocidad de conexión es realmente importante, entre ellos mencionan el monitoreo de salud a distancia, ver películas en tiempo real (sin tener que bajarlas primero), jugar videojuegos o ver la tele online sin las molestas interrupciones que sufrimos hoy en día.

En principio, esto suena bien pero dado que la propuesta no es muy clara (son solamente dos cuartillas) surgen muchas preguntas. ¿Quién hará las inversiones necesarias? ¿Perdería democracia el internet? ¿Los proveedores de servicios de internet dejarían de dar mantenimiento adecuado al internet normal? Pero más importante que eso: ¿acabará siendo esto una carga para el consumidor?

En particular, llama la atención que Google haya participado en esta propuesta. Por un lado, la empresa fundada por Sergey Brin y Larry Page, siempre ha creído en un internet abierto, libre y democrático, pero por otro lado y a ojos de los inversionistas, la empresa empieza a parecerse a un gran elefante blanco. Tienen en caja más de 30 mil millones de dólares (normalmente una cantidad tan grande de dinero nubla el crecimiento de cualquier empresa) y sus ventas han dejado de crecer al ritmo que lo hicieron durante sus primeros años. Aunque la propuesta en cuestión no es clara con respecto a los intereses comerciales de Google, sería inocente pensar que no los tienen. Algo están cocinando.

Así que como usuarios de internet debemos estar atentos de este tema porque no dudemos que, si se ponen de acuerdo en Estados Unidos y empiezan a ofrecer el otro internet, en nuestro país se gestará algo similar. Como inversionistas, debemos de estar atentos porque tarde o temprano nos quedará claro cuál es el objetivo comercial de Google y se podría dar una oportunidad para comprar acciones del gigante tecnológico.

Aqui te presento un video de la historia de internet