Carrefour prueba una tienda ultra-digital para revolucionar las ventas minoristas

Carrefour ve a China como un campo de pruebas para nuevos métodos de venta minorista. Abrió su primera tienda de alta tecnología en Shanghai, en asociación con el gigante tecnológico Tencent.

Imagen: Carrefour China.

La multinacional francesa Carrefour inauguró el mes pasado su primera tienda de alta tecnología en Shanghai, China. Allí, con el apoyo del gigante local Tencent está desarrollando nuevos métodos para atraer compradores.

Entre las novedades, Carrefour está utilizando tecnología de reconocimiento facial para acelerar el proceso compra y pago, con el objetivo de que la salida del cliente sea mucho más rápida.

La tienda se llama “Carrefour Le Marche” y está en pleno centro de Shanghai. Fue abierta el público el pasado 20 de mayo y entre las funcionalidades que tiene se incluyen cajas sin humanos que cobran a través de la aplicación de red social más popular de China, WeChat, de Tencent.


“Vamos a abrir dos tiendas más similares en los próximos meses en Shenzhen. Estamos convencidos de que éste es un formato de crecimiento a futuro en China y el resto del mundo”, dijo Thierry Garnier, CEO de Carrefour en ese país.

La tienda está distribuida en dos plantas y tiene un total de 4.335 metros cuadrados, apenas la mitad del tamaño de un hipermercado Carrefour regular. Es el fruto de una sociedad sellada con Tencent en enero de 2018, cuando Carrefour reveló planes globales para invertir 3.300 millones de dólares en el comercio digital hasta 2022.

En ese momento, Carrefour también anunció la posible adquisición de una participación en Carrefour China por parte de Tencent en alianza con Yonghui, un minorista especializado en alimentos frescos y formatos pequeños.

Para Carrefour, la asociación con Tencent es el último paso en sus intentos por frenar el declive en las ventas en China en medio de la competencia de los rivales locales y un mercado en línea cada vez más dinámico. Al mismo tiempo, planea que el gigante asiático sea un banco de pruebas para desarrollar sistemas de alta tecnología en sus retail del resto del mundo.

Carrefour no quiere perderle pisada al avance de Amazon y sus tiendas sin personas; Tencent, por su parte, está en una carrera similar con Alibaba.

La cadena de supermercados Hema que Alibaba tiene en China ya es un banco de pruebas para avanzar en la venta minorista tradicional con el uso de teléfonos celulares. Con los aparatos se puede pedir, pagar y obtener información sobre todos los artículos de la tienda.

Mientras prueba, Carrefour intenta sostener las ventas en el gigante asiático que no son nada despreciables: allí se produce el 5 por ciento de las ventas del grupo.

Sistema

La nueva tienda tiene 25.000 productos, principalmente alimentos. El 20 por ciento de los artículos son importados. También tiene cosméticos y productos de moda. Ofrece el servicio gratuito de entrega a domicilio dentro de tres kilómetros para cualquier compra en la tienda de más de U$S 30.


Para pagar, los clientes chinos crean una cuenta en Carrefour antes de ingresar y la vinculan a su perfil WeChat. El pago se puede hacer a través de un escáner facial o usando WeChat.


Recibe las gráficas del día con las noticias más importantes de mercadotecnia.