¿Camiones de conducción autónoma? Así lucen en carretera

Imagen: Twitter.

La experiencia que ofrece el conducir un vehículo autónomo está comenzando a generar interés entre consumidores early adopters, innovators y early majorities.

Una cifra que ayuda a medir este mercado lo ofrece Tesla, automotriz de vehículos eléctricos con la opción de conducirse de manera autónoma y que en 2015 reportó ganancias por cuatro mil 46 millones de dólares.

Ahora esta experiencia también está buscando introducirse en la industria de trucks y transporte de carga, mercado con una proyección de crecimiento para 2017 de 2.3 por ciento, de acuerdo a datos publicados por IBISWorld.

La introducción de camiones de conducción autónoma está a cargo en esta ocasión de la firma Otto, quien ya dio muestra de su intento, con un video que en YouTube cuenta con más de 52 mil vistas.

Otto es una firma conformada por exdesarrolladores de Google, quienes conforman una start-up que también está integrada por exempleados de Apple y Tesla.

Anteriormente, marcas como Daimler han dado muestra de sus desarrollos en camiones de conducción autónoma en 2015 y a un año de haber presentado su desarrollo, Steve Nadig, el jefe de ingeniería de la marca reconoce que la tecnología busca ayudar a los conductores en su experiencia de manejo y no sustituirlos.

Daimler también presentó en 2014 su Mercedes-Benz Future Truck 2025, un vehículo cuya experiencia de manejo ha logrado más de un millón 375 mil vistas en YouTube.

Cifras proyectadas por el Transportation Research Institute de Reino Unido en 2014, advertían que los consumidores tenían preocupaciones sobre los vehículos de conducción autónoma y una de estas era sobre la seguridad por fallas en el equipo o sistemas de estas unidades, en un 44.8 por ciento de las personas entrevistadas, mientras que un 30 por ciento se dijo preocupado por las consecuencias legales que podrían enfrentar los conductores ante eventualidades a bordo de las unidades.

El transporte de carga comercial es una industria que está comenzando a modificarse por nuevos sistemas de transporte y cambios radicales en la seguridad de vehículos, cada vez más presentes en la demanda del consumidor, quien busca una experiencia de manejo donde la seguridad sea el factor que prevalezca, por lo que las estrategias de marketing de la industria automotriz están adoptando desarrollos tecnológicos donde no solo se está dando una atención al cliente, sino que se ofrece un nuevo valor a su consumo.