Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Burnout en Generación Z, el sector más afectado de la actualidad

La Generación Z ha sido la más susceptible en términos de agotamiento mental y físico a raíz de esta transición a un mundo que se adapta a las nuevas condiciones de vida pospandemia.

Compartir:

Burnout en Generación Z
  • Estudios de Deloitte señalan que la Generación Z experimentó un nivel bastante alto, captando un 46 por ciento.

  • Empleadores, según estudios especializados, están conscientes cada vez más sobre la importancia de la salud mental de sus trabajadores.

  • El fenómeno del slow living se encuentra definiendo la manera en la que se interpretan los espacios y el ritmo de vida.

La Generación Z se ha convertido en la más afectada por el fenómeno del burnout. En los últimos años, la transición entre una generación y otra parecía menos impactante; sin embargo, con la llegada de la pandemia, el impacto físico, emocional e incluso económico fue mucho más impactante.

Previo a la pandemia, el ritmo de vida comenzó a acelerar de manera nunca antes vista, pues el fundamento de todo sector era el crecer descontroladamente expandirse hasta desbordar. Sin embrargo, una vez que todo se detuvo, la industria del cine, de viajes, el turismo y muchos más sectores se vieron vulnerados.

Los más afectados fueron los trabajadores, pues el impacto solamente en México repercutió en el despido de 12.5 millones de personas entre marzo y abril de 2020, según información del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI). No obstante, fueron los trabajadores informales y emprendedores los que resintieron más el golpe, pues 10.4 millones eran parte de la informalidad y sólo 2.1 millones de la formalidad.

Burnout en Generación Z, el sector más afectado de la actualidad

Toda vez que la pandemia se pudo controlar, considerado la inclusión de las vacunas, la velocidad del modus vivendi fue retomando su ritmo inicial. No obstante, el cambio ha sido progresivo, enmarcado en el fenómeno del slow living. Este fenómeno reflexivo y contemplativo fue lo suficientemente importante como para reconfigurar los hábitos y las conductas de las personas y sobre todo de los empleados y empleadores de todas las generaciones:

“En la parte de la convivencia hubo diferentes posturas. Gente que decidió aislarse y gente que se mantuvo en un modelo más híbrido, la realidad es que la frecuencia de contacto físico que existía previo a la pandemia se redujo significativamente. En términos de socialización, pensando en los adolescentes y las generaciones más jóvenes, pues sí hubo algunas complicaciones. Recién ahora están volviendo, aunque les está costando trabajo debido a la costumbre de la parte virtual. Es por ello que mucha gente aún prefiere ese tipo de contacto virtual, perdimos la confianza de hacer contacto con el otro”, mencionó para Merca2.0 Zareth Estrada, CEO de la consultora Alexandria,

Ante esto, una sociedad que estaba acostumbrada a la inmediatez, comenzó a sentirse cada vez más en comunión, aunque al mismo tiempo aterrada por la incertidumbre. Muchas promesas se hicieron en redes sociales, sobre repensar las extensas jornadas laborales, y dedicar tiempo de calidad con los seres queridos conocer el mundo y disfrutar de más de los días libres.

Esto condicionó no sólo a la Generación Z, sino a los empleadores a recaer en los modelos de convivencia que quedarían instaurados para mantener el equilibrio entre la vida personal y profesional de sus empleados. La generación que se caracteriza por fomentar el cuidado personal y la salud mental hizo eco de pronto en los grandes corporativos. ¿Qué valía más: mantener el modelo anterior y arriesgarse a la rotación constante, o encontrar la manera de funcionar arriesgándose a implementar nuevos modelos como el home office y la comunicación directa? Sobre esto, un estudio de Mazars, reveló lo siguiente:

“La Generación Z califica a la ‘atmósfera humana’ tan importante como el sueldo que les ofrecen para decidir tomar un puesto o no […] los zillennials prefieren trabajar en lugares donde haya ‘gerentes facilitadores’, o líderes de Recursos Humanos, quienes crean un ambiente laboral óptimo, fomentando las relaciones y confianza entre equipos”.

Sin embargo, un estudio de Deloitte reveló que, a pesar de que los empleadores se preocupan genuinamente más por sus empleados, por su bienestar y su salud mental, el impacto de esta “preocupación” ha sido prácticamente nulo para las distintas generaciones en cuanto al objetivo de mitigar el burnout.

Según sus cifras, los niveles de estrés entre los trabajadores siguen siendo altos. La Generación Z experimentó un nivel bastante alto de estrés, captando un 46 por ciento, mientras que cuatro de cada 10 Millennials, 38 por ciento, están estresados todo o la mayor parte del tiempo; “en México, los Millennials (34 por ciento) y la Gen Z (39 por ciento), aunque con cifras un poco menores, se encuentran en esta situación”, señala.

En el mismo estudio casi la mitad de los encuestados mostraron síntomas de agotamiento debido a la presión de sus cargas largas y complicadas cargas de trabajo; el mismo porcentaje de encuestados dice que muchos de sus colegas han dejado recientemente sus organizaciones debido al agotamiento o burnout. Esta información arroja que la mayoría de los trabajadores sufren de burnout, y en parte gracias a las preocupaciones que conlleva un mundo repleto de incertidumbres, que no ofrece tantas garantías como lo hacía en las generaciones antiguas. Algunos directivos han señalado que este fenómeno habrá de adecuarse y ser controlado por las empresas e instituciones con verdadera responsabilidad social:

“Todas las empresas, chicas, medianas o grandes, startups o cualquier modelo de negocio ,deben de estar preparadas para una oleada de rotación. Los seres humanos estamos en constante cambio y evolución, las empresas deben crecer junto a la sociedad”, señala Andrés Gómez, Country Manager de Buk.

Con todo esto, es importante considerar que la alta rotación que actualmente experimentan las empresas e instituciones es un grave problema que amenaza a todos los sectores; no obstante, es indispensable recaer en que las nuevas generaciones sostendrán la economía en un plazo no muy lejano, por ello evolucionar, entender y comprender sus necesidades es de suma importancia, no sólo para lograr los objetivos personales de los empleadores, sino para darle a la Generación Z una mejor calidad de vida laboral.

 

 

 

Ahora lee:

Zillennials y la búsqueda de la felicidad en espacios laborales

Flexibilidad laboral, valor supremo para los Zillennials

El fenómeno slow living y los espacios de la era post-pandemia

La distancia entre los Millennials y sus trabajos soñados podría no ser tanta

Otros artículos exclusivos para suscriptores