Budweiser retira patrocinio al equipo olímpico de EU, ¿por qué?

Anheuser-Busch InBev, propietaria de la cerveza Budweiser, decidió no renovar contrato de patrocinio con el equipo olímpico de Estados Unidos, luego de 32 años de patrocinarlos.

De acuerdo con el vicepresidente de marketing de Budweiser, Eelco van der Noll, sus prioridades de negocios ahora son distintas que hace 32 años y ahora la firma está “reajustando” su cartera de patrocinios.

Aunque versiones de especialistas de la cadena NBC refirieron que el cambio imprevisto de Budweiser obedece al bajo rating que recibieron las cadenas de televisión en los dos últimos juegos olímpicos, al pasar de 31.1 millones de espectadores en 2012 a 25.8 millones en 2016, aunado a que los espectadores que dejaron de ver las transmisiones tenían entre 18 y 49 años, los cuales son un público clave para Anheuser-Busch InBev.

En las olimpiadas de 2012, Budweiser logró un acuerdo con el equipo olímpico de Estados Unidos, que incluyó compras publicitarias para que aparecieran en las emisiones de la cadena NBC.

Budweiser cubrió 16 ediciones olímpicas, y su última campaña en Río de Janeiro se denominó “América”, momento que aprovechó la compañía belga-brasileña para rediseñado sus latas y botellas, además de que patrocinó un mural con seis atletas olímpicos y dirigió una campaña de branding con los atletas en Río.

Sin embargo, el retiro de Budweiser de las olimpiadas para nada merma su presencia en el público consumidor de Estados Unidos, ya que hará apariciones como anunciante en otros eventos como el Super Bowl, donde este año presentará anuncios de las cervezas Busch, Michelob Ultra y Budweiser, mientras que en el mismo evento deportivo estrenará un nuevo eslogan para la cerveza Bud Light que se denominará “famoso entre amigos”, mientras en inglés será “famous among friends”.

Budweiser es la cerveza auténticamente americana, así lo perciben los estadounidenses. Por ello, la empresa renueva constantemente sus productos. Así lo hizo en 2013, cuando cambió la imagen de su icónica cerveza Budweiser. Se trata de un proceso de posicionamiento constante, como para recordar a sus consumidores que ahí están y que están para ellos.

Asimismo, Budweiser pretende aumentar su valor de marca, consolidar el 7 por ciento que tiene del mercado, y al mismo tiempo diferenciarse de la competencia, las cuales son fuertes pero locales, y están en México, Brasil, China, Rusia, Ucrania y Reino Unido.