Brewers ponen a la venta boletos atemporales… crisis de marca a la vista

Internacional.- Para muchas franquicias deportivas alrededor del mundo el conseguir que sus fanáticos asistan al estadio es poco menos que un dolor de cabeza; sin embargo, así como hay equipos para los cuales llevar gente a los juegos es sumamente complicado (¿Chivas?), también existen quienes se encuentran acostumbrados a contar con estadios repletos toda la temporada, obligándolos a crear nuevas soluciones que les permitan contar con un ingreso extra dentro de este rubro, aún a expensas de una eventual crisis de marca.

Notas relacionadas:
Modesto club inglés agota boletos para un juego ante el Manchester United…que jamás sucedió
Fanáticos infelices, otra señal de alerta para la marca Manchester United
Error del Manchester United en playera de ‘Flacao’ cerca de los 100 millones de impresiones en Twitter 

Para tales efectos es que los Brewers de Milwaukee, quienes han permanecido como uno de los equipos con mejor asistencia dentro de la MLB por 8 temporadas consecutivas, ha decidido poner a la venta mil boletos con un valor de mil dólares cada uno de ellos, ¿la diferencia? este boleto permite asistir a cualquier juego futuro de playoffs del equipo.

De funcionar la estrategia, los Brewers se estarían embolsando un millón de dólares adicionales por partidos que nadie sabe cuando llegarán a disputarse (si es que llegan a disputarse). Cabe destacas (además) que cada uno de estos boletos especiales se encuentran elaborados en bronce y con el nombre del comprador grabado en cada uno de ellos.

Sin embargo, aunque esta estrategia puede parecer bastante atractiva e inteligente a primera vista (al vender un producto que no existe en este momento y no tenemos idea de cuanto existirá), es importante destacar que también cuenta con todos los elementos para detonar una crisis de marca para los Brewers, cuando alguno (o varios) de estos mil aficionados no logre ingresar al estadio durante un juego de Serie Mundial, algo que ocurrió por única ocasión en 1982.