Blanco y negro

Entre las marcas legendarias de instrumentos musicales uno recuerda; Stradivarius, Zildjian, Muramatsu, y sí de pianos se trata; Steinway and Sons.

Entre las marcas legendarias de instrumentos musicales uno recuerda; Stradivarius, Zildjian, Muramatsu, y sí de pianos se trata; Steinway and Sons.

Steinway fue fundada por un artesano carpintero alemán y sus hijos. La historia inició en Alemania cuando el patriarca de la familia Heinrich Engelhard Steinweg construyó su primer piano en la cocina de su casa, o al menos eso dicen algunas historias, otras dicen que tuvo que construir un taller en la parte trasera de la casa al lado de la cocina para construir el instrumento musical, pues su permiso como artesano no incluía la construcción de pianos.

En 1820, Steinweg se estableció en el pueblo de Seesen, a sólo 10 kilómetros de Wolfshagen. Durante las revueltas en Alemania en 1848, uno de los hijos de Heinrich formó parte del derrotado bando liberal. Temiendo cualquier acción en contra del joven Charles Steinweg, Henry decidió que su hijo abandonara Seesen y buscara futuro en otro país. Charles terminó migrando a Nueva York.

Un año después envío una carta a su padre, invitándolo a él y al resto de la familia a alcanzarlo en Estados Unidos y formar en esa nación una empresa. Heinrich, su mujer y sus hijos con excepción del mayor; C.F. Theodore que decidió quedarse en Alemania y construir pianos en su país natal, migraron a Estados Unidos en 1850.

Heinrich americanizó su nombre y desde momento fue Henry E. Steinway. En 1853 fundó junto con sus hijos; Steinway and Sons, dedicada a la construcción de lo que se había convertido en el oficio familiar; pianos.

Steinway and Sons se convirtió rápidamente en una marca asociada con calidad, para 1862 la empresa ya había ganado premios y reconocimientos.

En 1865, la desventura golpea a la familia, dos de los hijos de Henry mueren en marzo, primero Henry Jr. y a finales de mes en Alemania, Charles, quien visitaba a su hermano Theodore. Tras la tragedia, William pidió a su hermano Theodore viajar a Estados Unidos y unirse a la empresa.

Theodore, creador de muchos de los cambios revolucionarios del instrumento, mismos que compartió a distancia con sus hermanos. Theodore vendió sus propiedades en Alemania y alcanzó a la familia en Nueva York.

En 1866 se inauguró Steinway Hall, antecesor de Carnegie Hall, no sólo servía para la exhibición de los pianos; era una sala de concierto con capacidad para 2,000 personas y fue durante dos décadas la casa de la Orquesta Filarmónica de Nueva York. En 1875 se inauguró otro salón de este tipo en Londres; en 1909 en Berlín. Hoy existen muchos otros, los Steinway Hall son sinónimo de vida cultural.

En febrero de 1871 murió Henry E. Steinway. William y Theodore se hicieron cargo de la empresa y hasta 1972 un descendiente de Henry E. Steinway estuvo al mando de la empresa. El último fue Henry Z. Steinway tataranieto
del fundador.

En 1972 ante la falta de interés de la familia Steinway por mantener la empresa, esta fue vendida a la cadena CBS, que por aquellos años estaba muy interesada en crear un conglomerado de empresas dedicadas a la fabricación de instrumentos musicales. La venta llevó a la familia Steinway a hacerse de medio millón de acciones de la empresa de telecomunicación. La mentalidad de CBS por crear una producción en serie de los pianos resultó en quejas acerca de la calidad por parte de los pianistas. La caída en ventas obligó a CBS a vender Steinway and Sons en 1985.

En 1988 se construyó el piano 500,000 de Steinway and Sons. Wendell Castle, un escultor en madera cuyas obras tienen también una función como mueble, fue el creador del emblemático piano, hecho en maderas exóticas y con la firma de todos los pianistas que habían tocado en un Steinway y aún vivían cuando el piano se construyó.

En 2013 Steinway fue adquirida por Paulson and Co.. Actualmente los pianos de Steinway and Sons se siguen construyendo a mano a diferencia de otras marcas como Yamaha. Cada piano de Steinway and Sons se compone de alrededor de 12,000 piezas. Para muchos expertos, Steinway and Sons es el creador del piano moderno 127 patentes concedidas a la marca parecen demostrarlo.

Alguna vez el pianista polaco Arthur Rubinstein dijo: “Un Steinway es un Steinway y no hay nada parecido en el mundo”.