Big Data y redes sociales, claves para conocer al consumidor

Internacional.- La importancia del Big Data es tanta, que el Foro Económico Mundial le ha denominado “el nuevo oro negro” y es que, como la información es poder, los datos numéricos de las compañías son esenciales para tomar decisiones y aumentar sus ganancias. Toda esta interacción entre el público y las empresas arroja un gran volumen de información útil para las empresas, sobre todo en el entorno de las redes sociales.

Más notas relacionadas:
5 tendencias en el comportamiento del consumidor
Big Data y conversación, piedras fundamentales de la investigación de mercados
“Si no puede medirse no sirve en mercadotecnia”: Víctor Alvarado


Debido al nivel de fragmentación que caracteriza a los consumidores en la actualidad, aunado a su poder en la toma de decisiones, la comunicación bidireccional de las empresas se ha convertido en un jugador clave de las estrategias de marketing.

Sin embargo, esta información que se multiplica minuto a minuto se puede convertir en un rompecabezas si no se sabe analizar.

Según un estudio de Pitney Bowe Software, las redes sociales son la mejor herramienta para obtener datos de investigación sobre los gustos y hábitos de los consumidores.

El análisis del comportamiento de los consumidores se había centrado en el pasado en entender quiénes eran (sexo, edad, ingresos), pero hoy en día, la clave está en cómo las personas se relacionan y se conectan con otras personas; es decir, hasta dónde llega su esfera de influencia.

Toda la información vertida e intercambiada en las redes sociales sirve para extraer valor e invertirlo en las estrategias generales de marketing.

Como ejemplos de un buen análisis de Big Data en redes sociales, está el Banco Sabadell, que ha utilizado los datos en redes sociales para ofrecer servicios a la medida, tales como ser el primer banco en Europa en disponer de una cuenta oficial de Twitter 24×7.

La aseguradora ING, por su parte, recolectó durante varios años la información sobre la interacción con sus clientes en redes sociales con lo que destinará casi un millón de dólares para ejecutar una estrategia “a la medida” de las necesidades de su público.

Con el análisis del Big Data unido a los entornos de redes sociales se pueden obtener beneficios tales como mejorar el análisis predictivo y controlar la creciente cantidad de información que se recibe todos los días.