x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Bienvenidos a la era de la autonomía y el difuso papel del consumidor

Estamos frente al inicio de lo que algunos especialistas denominan la ‘economía autónoma’, el la que el papel de los seres humanos parece difuminarse al tiempo que ganan protagonismo los recursos artificialmente inteligentes.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Inteligencia artificial

El futuro próximo promete un entorno esperanzador para las empresas dedicadas a la fabricación y comercialización de medicamentos que combaten el mareo y las nauseas como consecuencia de la irrupción de las nuevas tecnologías.

Esta podría parecer una premisa sin sentido y poco explicativa; sin embargo, es la conclusión de un reciente estudio realizado por ConsumerLab de Ericsson, cuyos hallazgos indican que uno de cada cuatro peatones a nivel mundial, se sentiría más seguro al cruzar una calle si todos los vehículos fueran autónomos, mientras que el 65 por ciento de ellos afirmó que de comprar un auto preferiría que este fuera autónomo.

A small robot with human face and body - humanoid. Artificial Intelligence - AI. Blue robot. Blue robots isolated on white background.
Se estima que las máquinas inteligentes ocuparán más de 5.1 millones de puestos de trabajo para 2020, de acuerdo con proyecciones de Gartner.

A medida que los vehículos sin conductor crezcan en adopción, la misma investigación refiere que los problemas relacionados con mareos y náuseas se incrementará, con lo que se prevé que un tercio de la población demandará con mayor frecuencia y en mayores cantidades medicamentos que hagan frente a dichos padecimientos.

Esto sólo es un ejemplo de los años que nos deparan. Los avances tecnológicos y más aún la rápida democratización de los mismos pone sobre la mesa una realidad que modificará sin retorno la manera en la que las personas interactúan con el mundo, las cosas, las marcas y empresas que las rodean. El mareo se hará sentir a nivel macro.

La inteligencia artificial y su prometedor crecimiento son causantes protagónicos del fenómeno. Para ponerlo en contexto, basta con recordar las proyecciones entregadas por Tractica fuente que indica que los ingresos generados dentro del mercado de la inteligencia artificial crecerán de 643.65 millones de dólares registrados al cierre de 2016 a 36 mil 818 millones de dólares durante 2025.

inteligencia-02

Ádios humanos, bienvenidos robots

Más allá de estos números, el asunto central por estudiar está en el protagonismo que esta herramienta, materializada en algoritmos, robots, vehículos o artículos para el hogar inteligente tomará, dentro de diversos entornos, en donde quizá el sector empresarial y, por tanto, aquellos que tienen que ver con la relación entre marcas y consumidores finales, serán los que resientan con mayor fuerza el impacto.

Durante mayo de 2014, Deep Knowledge Ventures (DKV), firma de capital de riesgos especializada en biotecnología, integró como miembro de su consejo de administración a Vital, un sistema de inteligencia artificial el cual gracias al análisis de grandes cantidades de datos puede hacer recomendaciones de inversión. Su voto posee el mismo valor y poder de decisión que el de los otros cinco miembros que conforman la junta.

Esto es un reflejo no sólo de los beneficios que la inteligencia artificial ofrece en materia de investigación y obtención inmediata de resultados, también representa la velocidad con la que se está adoptando la implementación cotidiana de esta tecnología.

Tan sólo en el sector empresarial se prevé que valor de mercado de las aplicaciones de inteligencia artificial crecerá entre 2015 y 2024 a un ritmo anual de 56 por ciento, con lo que en pesos y centavos su valoración pasará de 202 millones a 11 mil millones de dólares.

La tendencia debe entenderse también a nivel de uso doméstico o a menor escala. Se espera que los ingresos generados a nivel global gracias al mercado de soluciones de automatización inteligente para el hogar se incremente de 8 mil 780 millones calculados para el cierre de este año a 25 mil 310 millones de dólares durante 2021, seguía cifras de publicadas por Statista.

inteligencia-01

Estas cifras hablan de la intención y aceptación que los consumidores a pie tienen por explorar así como poner a su disposición estas tecnologías para facilitar sus actividades diarias, lo que por definición trae como consecuencia que las marcas de casi cualquier categoría encuentren en las inversiones enfocadas a inteligencia artificial un fuente futura de crecimiento y generación de ventajas competitivas.

Por ejemplo, a principios de este mes, Ford anunció que invertirá mil millones de dólares en los próximos 5 años para su proyecto de inteligencia artificial, denominado Argo AI, el cual será operado por Google y Uber. Como parte de la asociación, Argo AI ayudará a Ford a desarrollar un sistema autónomo para un vehículo autodirigido que la compañía planea poner en marcha para el 2021. El esfuerzo es similar a lo que hizo Volvo el año pasado, cuando se asoció con Autoliv para desarrollar una licencia de auto-conducción de software.

Futuro económico en manos de un algoritmo inteligente

GENEVA SWITZERLAND - MARCH 1 2016: Mercedes Benz autonomous concept car at the 86th International Geneva Motor Show in Palexpo Geneva.
Se estima que parA 2021 el mercado de los vehículos autónomos en Estados Unidos será de 17 mil 400 millones de dólares.

Movimientos como los realizados por las armadoras serán cada vez más frecuentes y comunes en un mayor número de industria. En consecuencia podemos decir que estamos frente al inicio de lo que algunos especialistas denominan la ‘economía autónoma’, el la que el papel de los seres humanos parece difuminarse al tiempo que ganan protagonismo los recursos artificialmente inteligentes.

De acuerdo con estimaciones de Gartner, durante 2020 agentes de softwares autónomos -sin control humano- participarán en el 5 por ciento del total de transacciones económicas, situación que marcará el inicio de la economía programable, dentro de la cual las interacciones entre marcas y consumidores finales estarán sujetas a la automatización que significa la adopción de este tipo de tecnologías en la base de la pirámide comercial.

De hecho, la fuente antes citada destaca que en los siguientes cuatro años los robots o bots inteligentes facilitarán el 40 por ciento de las interacciones móviles, con lo que los usuarios otorgarán su confianza a asistentes personales virtuales capaces de predecir sus necesidades y actuar autónomamente en nombre de cada consumidor.

La practicidad, ahorro de costos y optimización en la productividad que representan las máquinas y herramientas inteligentes al interior de las organizaciones así como en la vida de los consumidores -como facilitadores de actividades-, traerá como consecuencia el incremento  de supermercados automatizados, restaurantes con asistentes virtuales u hoteles robotizados. De esta manera, una vez más los avances tecnológicos proponen una evolución del modelo económico, dentro del cual la fórmula parece estar en humanos que venden a robots para satisfacer las necesidades de otros usuarios.

inteligencia-05

¿Cadena de valor en riesgo?

La era de la autonomía trae consigo muchas aristas de estudio; sin embargo, para fines de este artículo conviene poner atención en dos aspectos principales.

Una de las mayores preocupaciones frente la rápida adopción de herramientas inteligentes es la ‘destrucción’ o desaparición de miles de empleos. Hasta ahora se prevé que el 8 por ciento de los puestos de trabajo están ocupados por robots autónomos; no obstante, ante la optimización de dichos recursos, se espera que dicho porcentaje crezca hasta ubicarse en 26 por ciento en los siguientes tres años.

En esta misma línea, un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) sitúa a España, Australia y Alemania como los países más afectados en términos laborales ante la ‘revolución inteligente’; para ser específicos la adopción de recursos relacionados con la inteligencia artificial obligará a sustituir casa un 12 por ciento de los empleados en estos tres países, cifra superior al 9 por ciento que se mantiene como promedio global.

Dichas proyecciones tienen que ser leídas desde dos ópticas diferentes. Para las organizaciones supone grandes oportunidades para mejorar la productividad y rentabilidad de su negocio si se considera que los costos de mantenimiento este tipo de tecnologías supone en promedio el 4 por ciento de los ingresos anuales de una compañía, número 10 veces menor al 40 por ciento que implican los costos de la plantilla laboral en términos de servicios y capacitación, según Gartnet.

inteligencia-04

Sin embargo,y del otro lado de la moneda, la tendencia habla de una reducción de los puestos laborales al interior de las empresas, lo que sería un aparente freno a la cadena de valor: a menos empleo, menos ingresos y menos consumo.

Hablar de una desaparición masiva de empleos sería arriesgado en este momento. Hablamos de una tecnología que está muy lejos de una etapa de madurez considerable. De igual manera, si bien es probable que muchas funciones en el futuro inmediato se asignen a tecnologías de esta naturaleza, también es cierto que muchas competencias que demanda el mercado laboral nunca podrán suplirse por los avances en dicha materia. Sin embargo, esto no quiere decir que los profesionales del sector no atravesarán por episodios complejos como consecuencia de esta tendencia.

¿Consumidores dispuestos a ceder el control?…Depende

Las empresas tendrán que entender que en esta nueva dinámica en la agente autómonos y ruborizados jugarán como intermediarios entre ellas y el consumidor final, demandará una nivel de sofisticación importante. Es decir, la generación de ideas, proyectos e innovación caminara a un ritmo mucho más rápido, en donde el gran reto estará en no caer en ocurrencias que mermen el desempeño de cada inversión. El desafío será encontrar y ejecutar con mayor rapidez ideas de valor que se diferencien y logren perdurar en un mundo que evoluciona a pasos agigantados.

robotic hand machine tool at industrial manufacture factory
En los siguientes dos años el 45 por ciento de las compañías de más rápido crecimiento tendrán más máquina inteligentes que empleados.

La figura del consumidor tal y como la conocemos hasta ahora cambiará de manera irreparable. Las personas parecen ceder cada vez mayor control a soluciones que simplifican su vida, la toma de decisiones y sus actividades cotidianas; no obstante, de manera simultánea, también exigen que las organizaciones los reconozcan como individuos que demandan un trato más que personalizado, personal.

Cifras entregadas por Gartner refieren que durante 2018 las empresas que en realidad logren entender y atender a sus clientes como individuos lograrán vender un 15 por ciento más que aquellas firmas que no lo hagan. Este hallazgo se contrapone a lo encontrado por el estudio The consumer conversation realizado por IBM, el cual concluye que aún cuando el 80 por ciento de las organizaciones dice tener una visión completa y cada vez más detallada de cada uno de sus clientes, sólo el 22 por ciento de los consumidores perciben que son tratados como individuos por sus marcas.

Bajo este paraguas es justo decir que la satisfacción de los públicos meta no sólo encuentra solución en avances tecnológicos; la humanización de las marcas y empresas también es un valor privilegiado por los consumidores, quienes si bien cederán control en las formas prácticas para solucionar sus necesidades, no caminarán el mismo rumbo cuando de exigir a las empresas se trata.

Otros artículos exclusivos para suscriptores