Beyonce vuelve a atacar con sus campañas mercadotécnicas

México.- Recientemente publicamos un artículo sobre la estrategia mercadotécnica del nuevo álbum de Beyonce, que rompió esquemas olvidando todo el buzz multimediático que actualmente utilizan las celebridades para promocionarse y sacó al mercado su nuevo disco sin avisar absolutamente a nadie, de manera sorpresiva, en iTunes.

Más notas relacionadas:
La sorprendente estrategia mercadotécnica del nuevo álbum de Beyonce
7 celebridades influyentes en la mercadotecnia del 2013
Las celebridades también son marcas poderosas

La osada estrategia tuvo sus frutos: el álbum se convirtió en el más rápidamente vendido en la historia de iTunes, con 828,773 copias en sus primeros tres días a pesar de no haber contado con ninguna arma mercadotécnica, más que la que ella es en sí misma, que ya probó ser bastante poderosa.

Ahora, Beyonce vuelve a sorprender. Al parecer el dinero que estaba destinado a una gigantesca campaña como la que se espera de los grandes artistas, fue a parar a consumidores sorprendidos en un Walmart. En esta ocasión, la estrategia de nuevo fue dirigida a los fanáticos, con ella paseando por el centro comercial para comprar una muñeca para su hija Blue Ivy justo después de abrazar a una niña desconocida y saludar con sencillez. Después de su compra, anuncia a todos los consumidores que estuvieran en la tienda en ese preciso momento que los primeros $50 dólares de su compra irían de su cuenta.

De nuevo, Beyonce vuelve a usar el poder de la sorpresa y deja que sean los fans los que hagan ruido por ella, y el resultado no es otro más que positivo, no importa cuánto comparen esta nueva estrategia con una campaña política, o cuánto sus detractores critiquen que este “dar” al público se le regrese duplicado por las ventas de su álbum.

Además, esto provocó más ruido –que se esperaba fuera negativo- alrededor de Target, otra tienda de retail que, junto con Amazon, se negó a vender el nuevo álbum, aunque eso solamente significaba perder posibles ganancias. Al parecer, Beyonce quiso dar una lección haciendo publicidad gratuita – o consensuada, es lo mismo considerando que ella es la estrella – a Walmart.

Business Insider asegura que aunque Beyonce ganó esta guerra en particular, Amazon y Target lograron mandar el mensaje de que no todos son grandes como Beyonce, así que no se pueden permitir darle exclusivas a iTunes.