BBVA tiene parte de la culpa del rebranding de Banco Santander

Banco Santander anunció una renovación de su imagen. El logotipo cambia la tipografía y hay un ajuste en la forma de la llama. Sigue el rojo, pero deja más lugar al blanco. ¿Qué tiene que ver BBVA en todo esto?

Imagen: Santander

La presidenta de Banco Santander, Ana Botín, presentó este viernes a los accionistas de la entidad la nueva imagen corporativa. Según se dijo, será para adaptarse al nuevo entorno digital.

El nuevo logotipo mantiene la esencia de la marca: el nombre, la llama y el rojo, pero usa una nueva tipografía (propia), sin serif.

Además de la adaptación al entorno digital, hay un par razones que explican la renovación: por un lado, hace tiempo que no había cambios en el logo del Santander (desde 2004 no cambiaba nada). Por otro, BBVA.

Sí, según Statista, desde 2015, el valor de marca de Santander cayó más de US$ 2.000 millones: de 18.700 millones hasta 16.200 millones este año (un –13%). Y, como contrapartida, en el mismo periodo, el gran rival, BBVA, trepó casi 40%: de US$ 8.335 millones en 2015 a 11.616 millones ahora.

Imagen de marca de Santander vs BBVA. 2015 / 2018. En millones de dólares. Statista.

Algo había que hacer, y una de esas acciones era un rebranding.

Volviendo a la nueva imagen, según Botín, la marca ahora es “moderna y digital”, mejora en un 20% la visibilidad del logotipo en los nuevos formatos digitales y conecta “mucho mejor” con las nuevas generaciones.

El cambio, realizadp por Interbrand, supone una “evolución, pero no una revolución”, dijo la responsable del banco ante los accionistas, al tiempo que recalcó que el objetivo es alcanzar los 30 millones de clientes digitales en 2018.

Proceso

El cambio no será brusco, sino progresivo. Primero se iniciará en las webs, aplicaciones móviles, redes sociales y cajeros automáticos. También en la comunicación y la publicidad.

Recién luego llegará a los soportes físicos de las sucursales y los materiales de oficina.

También se dijo que la marca se unificará en todos los lugares donde tiene presencia, por lo que se espera que en la Argentina, donde todavía se llama Santander Río, adopte en breve el nombre del grupo a nivel global.

Respecto de la llama, que forma parte del logotipo desde 1986, se explicó que “es una de las grandes fortalezas” del banco, por lo que se decidió no quitarla. “Es reconocida internacionalmente por la confianza y la credibilidad que transmite”, dijeron.

En relación con el color, Juan Manuel Cendoya Méndez, responsable de Comunicación del grupo, dijo: “El rojo sigue siendo nuestro color, pero cambiamos el pantone 032 por el 485, un rojo más brillante como nuestro futuro. Este color es un signo fundamental de nuestra identidad y seguirá siendo el color de nuestras sucursales”. Además, dijo que harán “un mayor uso del blanco, que aporta luz y sencillez”. Lo escribió en este artículo de LinkedIn.

La tipografía fue creada especialmente (Santander Font). “Una tipografía propia y única que refleja nuestra forma de ser y añade visibilidad y simplicidad, además de apertura y cercanía”, explicó Cendoya.

Todos los detalles de la nueva imagen.


Recibe las gráficas del día con las noticias más importantes de mercadotecnia.