Durante este martes, diversos medios de comunicación reportaron el robo a una de las sucursales de BBVA ubicada en la Ciudad de México, hecho que destacó por el modus operandi de los delincuentes quienes decidieron presionar a una de las empleadas del banco con un supuesto cinturón de explosivos para lograr que vaciará tanto la bóveda como los cajeros automáticos del centro bancario.

De acuerdo con lo informado en la carpeta de investigación, los hechos ocurrieron el viernes pasado en una sucursal ubicada en la alcaldía Gustavo A. Madero, cuando la empleada identificada como Karina “N”, fue abordada mientras se dirigía a su empleo por sujetos armados quienes luego de cerrarle el paso, la amenazaron con saber todo de ella y afirmarle que tenían vigilados a su esposo y a su hijo.

La postura de la marca

Luego de que la noticia fuera parte de la agenda mediática, la marca ha decidido emitir una nota al respecto en la que indica que el supuesto cinturón de explosivos fue un engaño.

BBVA mencionó que, mediante una plataforma de videollamadas, los delincuentes entregaron indicaciones a la empleada de la institución financiera para extraer el dinero de la bóveda, capital que sería utilizado para dotar los cajeros automáticos.

En este sentido se estima que mediante esta operación, los delincuentes robaron cerca de 14 millones de pesos.

A decir de lo compartido por BBVA, “cuando los delincuentes huyeron, la cajera se despojó del supuesto explosivo y se percató de que se había tratado de un engaño. Por fortuna, ella se encuentra ilesa”.

EL banco confirmó que una vez que los hechos llegaron a su fin, tanto la empleada como la institución dieron aviso a las autoridades quienes están en el proceso de integrar la carpeta de investigaciones.

“Como es su costumbre, BBVA México colaborará con las autoridades en todo lo que requieran para esclarecer este incidente”, dijo la firma.

De manera textual la marca compartió la siguiente nota:

“BBVA México informa:

BBVA México informa que el pasado viernes 29 de mayo, una de sus colaboradoras, jefa de cajeros de una sucursal de la institución en la alcaldía Gustavo A. Madero, fue víctima de un grupo delictivo que le colocó un supuesto cinturón explosivo como amenaza para robar dinero de la sucursal.

A través de una videollamada le fueron dando indicaciones para extraer el dinero de la bóveda, luego de que le fuera colocado el artefacto. El dinero que se encontraba en la sucursal tenía como destino la recarga de cajeros automáticos.

Cuando los delincuentes huyeron la cajera se despojó del supuesto explosivo y se percató de que se había tratado de un engaño. Por fortuna, ella se encuentra ilesa.

La institución y la afectada dieron parte a las autoridades quienes ya están en el proceso de integrar la carpeta de investigaciones.

Como es su costumbre, BBVA México colaborará con las autoridades en todo lo que requieran para esclarecer este incidente”.

La importancia de comunicar

Aunque lo dicho por la marca pudiera parecer simple, la realidad es que se trata de un comunicado necesario ante la urgencia de transmitir confianza a sus clientes y colaboradores.

Esto cobra mayor importancia si consideramos el clima de incertidumbre e inseguridad que se vive en el país.

Los datos hablan por sí solos. Durante diciembre del año pasado, el 72.9 por ciento de la población mexicana mayor a 18 años consideraban que vivir en su ciudad es inseguro, de acuerdo con los resultados de la vigésima sexta edición de la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana, firmada por el Inegi.

El tema es especialmente importante para las marcas del sector bancario si consideramos que, de acuerdo con datos de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE) 2019, el 82.4 por ciento de los mexicanos se sienten inseguros al acudir a cajeros automáticos, mientras que el 72.6 por ciento de los mismos tienen temor al ir a sucursales bancarias en el país.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299