Barack y Michelle Obama son estrellas en la política y en el entretenimiento

Imagen: Via YouTube Netflix
  • La ex pareja presidencial tiene tratos con Netflix y Spotify, que juntos suman casi 250 millones de usuarios a nivel mundial

  • Su productora Higher Ground fue creada en 2018 para crear podcasts, series, documentales y películas de ficción

  • En lo que va de 2019, Netflix obtuvo beneficios de 344 mdd, 18 % más que en el mismo periodo de 2018, según sus propios reportes en Wall Street

No cabe duda que Barack y Michelle Obama saben cómo hacer engagement tanto en la política como en los negocios. Los mercadólogos debieran aprender de ellos una lección: las acciones son tan importantes como las palabras.

Si bien Barack Obama recibió en 2008 a un país en recesión y lo dejó en 2017 con un crecimiento económico superior al 2 por ciento, es muy cierto que todos sus logros en materia económica fueron acompañados de una estrategia de comunicación ejemplar que consistió, entre muchas otras cosas, en emotivos discursos públicos y una amplia participación en redes sociales, lo cual acabó por generar una cercanía con la gente poco vista entre la clase política.

Ese engagement generado en la política ahora quieren trasladarlo a su productora, Higher Ground, con la que ya tienen proyectos en Netflix y Spotify, los reyes de la industria de los contenidos por streaming.

Ayer por la noche, los Obama hicieron su debut formal en Hollywood al presentar en Los Ángeles American Factory, un documental que co produjeron con Netflix y que da cuenta de los miles de trabajadores despedidos de la planta de General Motors, en Ohio, durante la crisis económica estadounidense de 2008.

“Una buena historia te da la oportunidad de entender mejor la vida de otra persona. Puede ayudarte a encontrar un terreno común. Y es por eso que Michelle y yo nos sentimos atraídos por esto”, escribió Barack Obama en su cuenta de Twitter.

Ahí está: los Obama le dan gran peso a las historias humanas. Las prefieren por encima de los datos, la solemnidad o los discursos acartonados. The Washington Post calificó a American Factory como “un vehículo perfecto para la misión que tiene Higher Ground de contar historias de grupos desprotegidos”.

Un caso único en la política

Barack y Michelle Obama son los líderes políticos más populares del planeta en un momento en el que la confianza en la democracia ha decaído a nivel internacional. En Estados Unidos, el 43 por ciento de la población (casi la mitad) no confía en su gobierno, de acuerdo con un estudio elaborado por Pew Research Center en 2017.

Y es que a los Obama no les basta solidarizarse con una causa y hacerlo público: también quieren sensibilizarse y contar historias. Ese es su mejor marketing y eso fue lo que, al final, llamó la atención de Ted Sarandos, director mundial de contenidos de Netflix, quien públicamente ha dicho que los Obama tienen un don único para acercarse a la gente. Esto se ha traducido al engagement digital. En Instagram, Barack tiene 24 millones de seguidores, y ella, 32.2 millones. Juntos acaparan más audiencia digital que marcas trasnacionales como Adidas, National Geographic o la NBA, algo inaudito en el ámbito político.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

A good story helps us see the world outside of ourselves. It can help us feel a sort of solidarity with each other. And it’s one of our biggest goals with the stories we’re going to tell with Higher Ground. Part of this project is trying to make the world a little bit better for all our children and grandchildren. Because if we can put some better stories out there and make sure were hearing each other, we’re going to see a generation that is more tolerant, more inclusive, and better equipped to take on the challenges we face. Higher Ground’s first film, American Factory, is a complicated story with no easy solutions. But to me, it shows the value in recognizing someone else’s perspective. So take a look at our conversation with the directors, and check out American Factory on Netflix.

Una publicación compartida por Barack Obama (@barackobama) el

El acuerdo entre Netflix y los Obama fue firmado el 21 de mayo de 2018. En él, Barack y Michelle se comprometieron a producir contenidos exclusivos para la compañía de streaming. El valor del contrato nunca fue revelado, pero se sabe que Netflix invirtió este año 15 mil millones de dólares para tener series, películas y documentales originales, de acuerdo con Variety.

A la caza de los podcasts…

Spotify es el otro reino que desean conquistar. El 6 de junio pasado firmaron un acuerdo en el que se comprometieron a hacer podcasts exclusivos y gratuitos para esta plataforma; en algunos de ellos participarán juntos, en otros en solitario y algunos más contratarán otros locutores.

“Queremos fomentar el diálogo productivo”, aseguró la pareja en un comunicado difundido después de firmar el acuerdo.

El podcasting es una industria en auge. En 2018 reportó ingresos publicitarios por 479 millones de dólares y se prevé que para 2021 esas ganancias se dupliquen hasta los mil millones, según un estudio publicado en junio pasado por Pew Research Center e Interactive Advertising Bureau (IAB).

Spotify informó en su reporte financiero del cuarto trimestre de 2018 que invertirá 500 millones en la adquisición de podcasts originales, algo que nunca había sucedido en la empresa. Actualmente cuenta con 100 millones de suscriptores en todo el mundo, el doble que Apple Music.

En un mundo cada vez más despersonalizado por las redes sociales, Barack y Michelle Obama demuestran que generar cercanía y empatía con la audiencia es tan importante en la política como en el entretenimiento.