Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

Suscríbete a Merca2.0. Haz clic aquí

tecnología publicidad
Arturo Mora

Balenciaga y sus ositos

La labor publicitaria es un trabajo en equipo en donde no solo la responsabilidad es de la agencia, la productora y los medios, sino que juega un papel fundamental el cliente.

La labor publicitaria es un trabajo en equipo en donde no solo la responsabilidad es de la agencia, la productora y los medios, sino que juega un papel fundamental el cliente, donde depende de todos los actores involucrados la revisión y control de lo que se difundirá. Si se comete un gran error que provoque una “cancelación” de la marca es porque un par (o varios pares) de ojos lo dejaron pasar.

Así sucedió con el “extraño caso de los ositos sadomasoquistas”.

En ésta época de lo políticamente correcto, de la fragilidad de los diferentes públicos, de la conciencia de que no siempre la costumbre es buena tan solo por ser costumbre y en la cancelación que siempre está a punto de caer en los que cometen errores importantes, la publicidad está constantemente expuesta a caer en equivocaciones, ya sean provocadas por la ignorancia de quien las comete o simplemente por la falta de cuidado o atención en lo que se difunde.

Un cuidado extremo que deben tener todos los que intervienen en la ejecución publicitaria, desde el planner, pasando por los creativos hasta los productores finales. Y algo importante: no hay que perder de vista que también el cliente es un elemento muy importante. Los materiales que autoricen para salir en medios (al final del proceso o durante el mismo) ya llevan su “bendición”, así que, la responsabilidad es de todos.

Un buen ejemplo de ello es lo que recién sucedió con la firma de moda/lujo española Balenciaga en una de sus campañas más recientes.

La semana pasada la empresa tuvo que disculparse públicamente por haber difundido una campaña publicitando la colección primavera/verano 2023 de Balenciaga, en la que muestra a dos niñas posando con ositos de peluche que están “vestidos” con arneses usados en la práctica erótica conocida como BDSM (Bondage, Disciplina, Dominación, Sumisión, Sadismo y Masoquismo).

Ésta campaña, llamada Balenciaga Gift Shop, marcaba el debút éste otoño en la Semana de la Moda de París y se muestra a niños pequeños vestidos con la linea Balenciaga Kids.

No tardó en explotar el escándalo en redes sociales, donde calificaron de inapropiada la campaña. Sobre todo por el ambiente en el que estamos viviendo de violencia constante generalizada y el caso de niños y adolescentes abusados no es un tema menor. Los datos a nivel internacional de los abusos sexuales en éste sector obligan a que la gente no deje pasar éste tipo de faltas o errores. Aquí algunos datos:

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), uno de cada cinco menores sufre abuso sexual antes de cumplir los 17 años. En Europa, EE.UU y Canadá, un 20 por ciento de los niños y niñas han sido abusados sexualmente.

México es el primer país del mundo en abuso sexual de menores, de acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Cada año 5.4 millones de niños, niñas y adolescentes son víctimas de abuso sexual en México.
De acuerdo al Consejo de Europa (COE), 1 de cada 5 niñ@s son víctimas de abuso sexual infantil
En todo el mundo, según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), alrededor de 15 millones de mujeres adolescentes de 15 a 19 años han sido víctimas de relaciones sexuales forzadas en algún momento de sus vidas.

En Asia, más de un millón de niños son explotados sexualmente.

India es el país asiático con más casos, con al menos 400 mil niños como víctimas de tal explotación.

En Estados Unidos, más de 300,000 niños se ven afectados por algún trato sexual y abusivo.

En Sudáfrica, cerca de 30 mil niños se involucran en la prostitución.

Parece lógico entonces que los inconformes, ofendidos por las imágenes usadas en la campaña, llegaran a considerar que la comunicación de Balenciaga deliberadamente promovía la pornografía infantil y la pedofilia, generando expresiones de indignación, inicialmente en TikTok y Twitter y su respectiva viralización en las demás redes sociales más populares y la réplica en portales de noticias a nivel internacional.

Después de eso, el “aventarse la bolita” era también natural.

¿Quién tuvo la culpa? ¿Balenciaga? ¿El fotógrafo Gabriele Galimberti? De acuerdo a un comunicado de Galimberti, señaló que: “Como fotógrafo, sólo se me pidió que iluminara la escena y tomara las fotos de acuerdo con mi estilo. Como de costumbre en un shoot publicitario, la dirección de la campaña y la elección de los objetos mostrados no están en manos del fotógrafo”.

Galimberti también comentó que “los representantes de Balenciaga se acercaron a él para usar su famoso estilo documental para crear una campaña navideña para niños con un tema punk”. Mencionó también que los niños usados como modelos eran todos hijos de empleados de Balenciaga, y él no fue quien eligió los osos para que los niños los sostuvieran.

Entonces, ¿nadie se hace responsable de esa comunicación publicitaria tan errada?

Pero esto no queda ahí. Balenciaga cae en otra difusión publicitaria no revisada antes de su publicación.

Se descubrió también que en otra campaña para la primavera 2023, fotografiada en un ambiente de oficina donde aparece Nicole Kidman, había un “prop” no revisado antes de la difusión de la fotografía. shoe0nhead, una usuaria de Twitter con más de 500 mil seguidores, descubrió que en una de las fotografías de la nueva campaña para la versión del bolso Hourglass Adidas, aparecían varios papeles en blanco, menos uno. Se trataba de una copia de los documentos judiciales de la sentencia del caso Estados Unidos contra Williams, que confirmó la Ley PROTECT y que penaliza la pornografía infantil.

Por supuesto, Balenciaga también señaló en un comunicado que ese documento que aparece en la publicación no contaba con su aprobación. Aceptan su falta de supervisión y control, pero nada más. Por eso demandaron por 25 millones de dólares a la productora North Six, Inc. y al escenógrafo Nicholas Des Jardins, a quienes considera culpables de las imágenes.

¿Qué pasa entonces? Si el cliente no revisa antes lo que se publica ¿No es su responsabilidad?

¿Por cuántas manos y ojos debieron de haber pasado las dos campañas mencionadas? Si después de varios filtros nadie reaccionó, muy mal. Si no hubo revisión alguna para que esa campaña se difundiera, peor.

No debe ser tomado a la ligera cualquier esfuerzo publicitario que vaya a difundirse. Hay una línea muy delgada actualmente entre lo correcto en el uso de imágenes y textos adecuados y lo que puede llegar a ofender o afectar por no haberse tomado un poco de tiempo en vigilar lo que se dice y cómo se dice o, por lo menos, una asomadita al entorno de la marca.

Aunque el fenómeno de la “cultura de la cancelación” es algo real y puede afectar a las marcas que cometan erores, no todos los que están en la industria y las marcas se preocupan por ello. Un estudio de Forrester, empresa de investigación y asesoría asentada en Estados Unidos, señala que el 57 por ciento de los ejecutivos de mercadotecnia en Estados Unidos cree que las amenazas de “cancelación” o boicots a las marcas no tendrán ningún impacto en las ventas de su marca. ¿Muy “gallitos”, no?

Habría que ver si, acorde al comportamiento de la sociedad actual, (que es cada vez más participativa y empoderada, defensora acérrima de sus creencias o ideologías y que además las comparte y viraliza en el mundo digital a gran velocidad) no habrá cada vez más marcas afectadas exponencialmente, aunque tengan una reputación ya consolidada y creada a lo largo de años de existencia en el mercado.

Una marca referente en la moda femenina desde los años 40 del siglo pasado y cae en descuidos así. ¡Qué oso Balenciaga!

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Más de 150,000 mercadólogos inscritos en nuestros boletín de noticias diarias.

Premium

Populares

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.

Más de Merca2.0

Artículos relacionados