x

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

AT&T quiere vencer a Google en publicidad y a Netflix en contenido con servicio de streaming

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest
  • Para 2018, AT&T registró ganancias operativas por 170 mil 760 millones de dólares a escala internacional

  • Sin contar a YouTube, Netflix es todavía el servicio de streaming con mayor penetración en Estados Unidos

  • Algunos agentes creen complejo que AT&T pueda equiparar la inversión de Netflix en contenidos originales a corto plazo

En junio de 2018, la industria presenció una de las fusiones más grandes de los últimos años. La ahora WarnerMedia fue adquirida por la telecom AT&T. Desde la fusión, el conglomerado ha demostrado los proyectos que su integración vertical le permite, en temas de mercadotecnia. Pero su gran ambición es el mercado del streaming. Y tras asestar graves golpes a sus futuros rivales hace dos semanas, la compañía vuelve con un ambicioso plan de negocio.

De acuerdo con Bloomberg, AT&T está preparada para convertir a su nueva plataforma de streaming en una verdadera fábrica de contenido. John Stankey, CEO de negocios mediáticos en el conglomerado telecom, apunta que bajo su liderazgo, CNN y Warner Bros. producirán más películas y documentales que nunca. El ejecutivo recordó que toda WarnerMedia, como un todo, es la compañía que más invierte en contenido dentro de la industria global.

Stankey reafirmó que su intención en el largo plazo no solo es competir con Netflix en la calidad y suscriptores para sus contenidos. AT&T también tiene planeado capturar parte del mercado de Google en publicidad. Esto porque quiere que el servicio de streaming tenga una oferta basada en publicidad, que se lanzaría oficialmente durante la segunda mitad de 2020. También reafirmó que parte importante de su oferta será su librería de series y películas.

¿Una fuerza imparable en streaming?

Aunque la propuesta de AT&T parece ambiciosa, es la misma estrategia que todos los agentes de la industria del streaming están impulsando. Netflix ha expresado su interés en fusionarse con otras creadoras, al tiempo que firma contratos con personalidades y otras compañías para multiplicar su librería. Amazon y Hulu están impulsando agendas muy similares. Y los nuevos rivales, llámese Apple y Disney, también apuestan por más contenido para capturar usuarios.

Sin embargo, la estrategia de AT&T parece más amenazante, gracias a su estructura. En las grandes del streaming, el contenido licenciado es todavía el más popular. Y la máquina de producción de WarnerMedia, bajo la batuta de la telecom, tendría la capacidad para bombardear a la industria y los usuarios de series y películas. Su gran barrera sería idear un buen modelo publicitario. Para ganarle a Google en el mercado, necesita una estrategia capaz de superar al multimillonario negocio de YouTube.

Pero una producción demasiado agresiva de contenidos podría reducir la calidad de los mismos. AT&T debe saber alimentar correctamente su plataforma de streaming. De lo contrario, podría hacerse una fama entre la industria y los consumidores de ser un negocio con series basura. Semejante reputación no solo es difícil de corregir a largo plazo. También puede ser contraproducente si se consideran los boicots a los que están animando ciertos agentes.

 

Suscríbete al contenido premium de Merca2.0

De Madrid a la Ciudad de México, la fuente más confiable de estrategias de mercadotecnia a nivel global. Una mirada a las estrategias de las grandes marcas y las tendencias del consumidor.

Premium

Populares

Únete a Merca2.0

Únete a más de 150,000 lectores

Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe a primera hora las noticias más importantes de mercadotecnia, publicidad y medios en tu correo.
Más de Merca2.0

Artículos relacionados

McDonald's

McDonald’s revive alimento que daba por muerto

McDonald’s ha tomado la decisión de revivir uno de sus productos que hace años no tenía en el menú de sus restaurantes y la acción es señal de cómo las marcas están apostando por viejas estrategias en contingencia.