Las promociones son una de las técnicas mas utilizadas en el mundo de la mercadotecnia. Los consumidores entienden en este tipo de esfuerzos un camino tangible para recibir más por cada peso que invierten. Aunque para las marcas es una gran estrategia al momento de conectar con sus públicos meta, lo cierto es que inacción de esta naturaleza mal ejecutada podría afectar más a una marca que actuar a su favor. Así lo demostró una promoción de apertura en China que llevó a la quiebra a un restaurante.

De acuerdo con información publicada por Eater, los dueños del restaurante Jiamener decidieron atraer nuevos clientes con una fórmula “come todo lo que puedas” por cierta cantidad de efectivo. Así, cada cliente podía adquirir un carné de socio por el equivalente a 25 dólares y comer, durante un mes, todo lo que se le antojase.

Si bien el restaurante previo pérdidas los primeros días, no consideró la astucia de sus comensales quienes aprovecharon un vacío en la promoción para sacar la mayor ventaja.

De acuerdo con el estudio de Preferencias de Promociones 2017, realizado por el Departamento de Investigación Merca 2.0, el 89. 7 por ciento de los mexicanoscompró algún producto relacionado con las promociones durante ese año.

Además del “hambre voraz” de los comensales, los dueños del establecimiento diseñaron membresía de socio no tenía foto u otro indicativo que las hiciera exclusivas a una sola persona, por lo que un pago de 25 dólares, podían comer en momentos distintos todas las personas que puedas imaginar.

Este falló resultó en pérdidas por más de 93 mil 232 dólares y el cierre obligado del recién aperturado establecimiento.

Si bien el error del restaurante ubicado en Chengdu, China es evidente, también es cierto que deja en claro diversos errores que pueden ser más comunes de lo que parece al momento de diseñar una estrategia de esta naturaleza razón por la cual compartimos tres cosas que tu marca nunca debe de hacer al momento de diseñar una estrategia promocional:

No definir al target

Planear una promoción sin conocer al máximo al target puede convertir toda la inversión en un derroche de dinero. Es fundamental tener claro cuál es el público al que se quiere llegar con cada promoción en función de aquellos que sean capaces de generar valor para la marca.

Mal manejo del presupuesto

Los presupuestos, sin importar si son grandes o reducidos, deben cuidarse hasta el mínimo detalle y saber cómo invertir cada moneda y billete. Hay que elegir bien el tipo de promoción y el plan de premios.

Planeación deficiente

Sin importar el tamaño de la promoción, se debe planear con el máximo detalle y asegurarse de que la promesa a los consumidores se cumpla, pero también que el beneficio para la marca quede asegurado.Si las bases no se establecen correctamente la promoción puede fracasar fácilmente.

loading...