Este museo exhibe los fracasos de grandes marcas

Los museos solían tener el estigma de ser lugares solemnes, serios, donde sólo la historia y bellas artes tenían cabida, pero desde hace unos años han demostrado que pueden albergar casi cualquier expresión en el mundo.

De hecho, su atractivo puede crecer al grado de convertir estos recintos en puntos turísticos de las ciudades y países en los que se encuentran establecidos. Sólo en países como Estados Unidos, los museos y sitios web históricos generan más de 13 mil millones de dólares, y se proyecta que para 2018 podría superar los 15 mil millones.

En Suecia, está por inaugurarse un recinto que promete atraer a una gran cantidad de público, entre ellos, por qué no, a publicistas, mercadólogos y diseñadores. Esto debido a que está dedicado a exhibir los peores errores que las marcas cometieron al querer lanzar algún producto.

Se trata del Museum of Failure (Museo del fracaso), proyecto iniciado por Samuel West, un psicólogo y coleccionista sueco que dedicó gran parte de su vida a recopilar productos fallidos de empresas como Kodak, Coca-Cola, Bic, Sony, Lego y Apple.

Según la descripción del sitio del museo, la colección se compone por más de 60 productos y servicios fallidos más destacados en la industria a nivel mundial. “Cada artículo ofrece una visión única sobre el negocio de la innovación riesgoso”.

El Museo del fracaso abrirá sus puertas el 7 de junio en Helsinborg, Suecia y seguramente será un punto de interés para los residentes y turistas.

En el mundo, los museos se convierten en verdaderas atracciones, por ejemplo, el Museo Metropolitano de Arte, o Met’, en Nueva York atrae a más de seis millones de visitantes al año, sólo superado por el Louvre de París y el Museo Británico de Londres, con doce y nueve millones de visitantes por año, respectivamente, de acuerdo con datos de Statista.