Una de las preocupaciones de los negocios es entender las necesidades del consumidor. Las marcas no solo deben aprender a crear narrativas atractivas para sus objetivos comerciales, también deben conocer las nuevas exigencias que el público tiene para los negocios. En este sentido, la firma Llorente y Cuenca (LLYC) lanzó un reporte [cuya versión completa se puede descargar aquí] con 10 tendencias para el 2020:

Consumidor en crisis

De acuerdo con LLYC, se pronosticaba desde hace varios años una recesión en los hábitos del consumo. Hoy en día, es más claro que nunca que el público está limitado financieramente. En los próximos, se creará una preferencia por adquirir menos, pero buscando una mejor calidad.

La epidemia de la discusión en alimentos

Conceptos como la comida orgánica, vegana, vegetariana y flexitariana están adueñándose de los hábitos del consumidor. La firma apunta que estas marcas tendrán que ajustarse a estas exigencias nuevas en la producción, distribución y comercialización de todo lo que ingieren.

El consumidor siempre joven

También habrá un crecimiento notable en el sector belleza y anti-envejecimiento, de acuerdo con LLYC. En el corto plazo, se tendrá que hacer un enfoque en los síntomas del cansancio y del estrés. Así que habrá que capitalizar a un público obsesionado con conservar su juventud.

Experiencias de consumo propias

Todo consumidor está empezando a ver a las marcas como simples herramientas para, según la firma, crear una interacción perfecta con otros productos y servicios. Así, empresas tienen que invertir en nuevas y mejores cadenas de suministro y entrega, así como en nuevas ofertas.

Predicción del consumidor

No solo se espera que la audiencia tenga mayor control sobre la experiencia de compra. LLYC apunta que también pondrá más énfasis en la satisfacción inmediata de sus necesidades. En este sentido, las empresas tienen que aprender a predecir y adelantarse a estas exigencias.

Renacimiento del retail

Con la llegada de las tecnologías digitales, la firma apunta que las tiendas deberán de apostar por una experiencia inteligente. Así, el reto será que estos puntos físicos de venta se vuelvan, una vez más en un punto de conveniencia y encuentro humano atractivo en la era ecommerce.

Activismo de todo consumidor

La gente que adoptó por primera vez las redes sociales ya no es joven. LLYC apunta que ya hay mucha gente relativamente mayor participando en la conversación. Y en este sentido, han logrado que las exigencias sociales a las marcas sean ya un fenómeno inter-generacional.

Apostar por una nueva calma

De acuerdo con la firma, las estrategias de mercadeo tradicionales ya son catalogadas como simple spam por los consumidores. Esto dejará que las marcas que creen estrategias que realmente llamen la atención del público se puedan distinguir de sus rivales, sin ese “ruido”.

Pensar en un consumidor audiovisual

LLYC apunta que los sistemas de voice y visual search están creciendo rápidamente entre las audiencias. Sin embargo, son relativamente pocas las empresas que se han sumado a esta tendencia. En este sentido, quienes logren entrar a este sector antes podrán beneficiarse más.

El consumidor más empoderado

Al final, la firma anticipa que se va a empezar a percibir una audiencia mucho más informada, conectada y sensible a los precios. Esto significa que le gustará autopromocionarse y obtener una gratificación instantánea, algo que las marcas pueden llegar utilizar a favor de su negocio.