Aristemo: rompiendo el estereotipo sobre identidad de género en el entretenimiento

Vía: Youtube
  • Aristemo es la unión de los nombres Aristóteles y Cuauhtémoc, una pareja homosexual de la telenovela mexicana “Mi marido tiene más familia”. 

  • Cada día, la etiqueta Aristemo alcanzaba un promedio de 33 mil cuentas por cada 100 tweets lanzados.

  • Lee: A la grande le puse “Cuca”

Durante mucho tiempo, la industria del entretenimiento ha hecho a un lado la representación televisiva de los contenidos con tópicos y temáticas homosexuales. Sin embargo, pese a que cada vez tienen mayor presencia e interés en estos espacios, hay una referencia histórica en el sector, el cual solapa su reproducción a diferentes regiones.

En concreto, en países como Estados Unidos o Reino Unido, ha habido más de 750 shows con personajes LGBTI. Y aunque allí ya puede ser algo “cotidiano”, todavía hay muchos lugares donde sigue siendo un tabú seguir la línea de esta tendencia. Sin embargo, en regiones como América Latina, parece que ya está lista para que la bomba pueda estallar.

Si bien todavía existe un mito sobre la “cultura machista” en Latinoamérica, poco a poco los espectadores de estos países empiezan a eliminar el rechazo a programas de televisión con esta temática. Sin embargo, aunque se han presentado parejas y relaciones sentimentales homosexuales en estos shows, la mayoría han tenido aceptación y, en el mejor de los casos, se han vuelto extremadamente populares.

De hecho, parece que el entorno de la televisión latinoamericana actual es similar a lo que presentó la televisión estadounidense en los inicios del nuevo milenio. En 2002 se dio la cúspide de la representación de esta comunidad en diferentes contenidos.

El efecto positivo de los contenidos LGBTI

Tomemos, por ejemplo, el caso de “Clara y Marina” de la telenovela brasileña “Em Familia”. O el hito de “Aristemo” en México. Dado que las telenovelas ocupan un lugar en la cultura de ambos países, hay una gran diferencia con lo que presentan los shows norteamericanos que, de género similar, no coinciden con la narrativa de estos programas.

Clarina (el nombre en conjunto de los personajes), se presenta como una excepción a lo que refleja la mayor parte de la población en Brasil. Con Aristemo (Aristóteles y Cuauhtémoc) sucede lo mismo. Y la práctica se reproduce en la región. En Argentina, los dos videos más vistos de YouTube son para “Flozmin” (Flor y Jazmin de la telenovela “Las Estrellas”) tienen 12 y 10 millones de visitas, respectivamente, mientras que Brenda y Marisa, de la telenovela “Sos mi Hombre”, tienen 9,4. Millones y 5,7 millones de visitas.

En comparación, el interés por “Sanvers” (Alex Danvers y Maggie Sawyer de “Supergirl”) tienen 2.8 y 2.5 millones de visitas, mientras que “WayHaught” (Waverly y Nicole de “Wynonna Earp”) en YouTube tienen 2.1 y 1.3 millones de views. Incluso “Clexa” (Clake y Lexa de “The 100”), solo tienen 2.8 millones y 2.6 millones de visitas en sus contenido, aún pese al hecho de haberse promocionado como una serie inclusiva y abierta por redes sociales.

De nuevo, con el caso de “Clarina”, el efecto que tiene sigue una tendencia en toda la región. Por ejemplo, en Argentina, los dos videos más vistos de YouTube para “Flozmin” (Flor y Jazmin de la telenovela “Las Estrellas”) tienen 12 y 10 millones de visitas, respectivamente; mientras que Brenda y Marisa, de la telenovela “Sos mi Hombre”, tienen 9,4. Millones y 5,7 millones de visitas.

En México, Julia y Mariana de “Las Aparicio” tienen 12 y 9.9 millones de visitas, mientras que “Lutricia” (Lucía y Patricia) de “Las Trampas del Deseo” tienen 8 millones y 4.4 millones de visitas. Es decir, los números (y datos) explican que estas telenovelas latinoamericanas tienen un promedio de tres a cuatro veces más vistas que otro tipo de contenidos relacionados.

Más allá de la televisión…

Se tiene que destacar que la popularidad de las telenovelas con apertura de género es sumamente proporcional. “Em Familia” solo alcanzó un máximo de 5 millones de espectadores por episodio, por lo que tener 12 millones de reproducciones en YouTube no son equivalentes a su nivel de audiencia.

En contraste, “Grey’s Anatomy” promedió alrededor de 11.7 millones de espectadores con la pareja “Calzona” (Callie y Arizona) entre sus protagonistas, aunque en YouTube tienen entre 10 y 2.9 millones de visitas.

El hecho de que tengan mayor aceptación por el público que se encuentra en Internet, puede responder al hecho de que

¿Por qué es tan grande el fandom de los contenidos LGBTI latinos?

A simple vista, la pregunta se puede resolver por la demografía de las regiones. En el mundo hay más hablantes del español (400 millones) que nativos del inglés (360 millones). El mercado latinoamericano podría llegar a 620 millones de personas en todo el mundo si se considera las lenguas que son afines a la misma, como el portugués.

Según estadísticas, en promedio, Latinoamérica tiene una población homosexual de alrededor del 6 por ciento con respecto a su población, lo que se traduce en una audiencia potencial de 37.2 millones. En ese sentido, los fandoms de habla española son más extensos y por lo tanto, tienen mayor respuesta a los contenidos que se hacen dentro de su propia región a lo que ven de otros lugares.

Mientras que los públicos de contenidos en inglés se han diversificado en la misma medida en la que el contenido se lanza al mercado. Particularmente en el caso de Estados Unidos. Por la misma razón, en cuanto son exportados a países como México, tienden a sufrir de cierto nivel de censura con respecto a su temática.

El efecto Aristemo

Hay al menos cuatro lecciones que se pueden obtener a partir del éxito de Mi marido tiene más familia y la trascendencia de Aristemo más allá de la televisión.

1.  Aprender del pasado

México es un país en que 381 personas de la comunidad LGBTI fueron asesinadas en los últimos seis años. Hace una década, 2009 en concreto, la telenovela “Los exitosos Pérez” trató de mostrar un beso entre hombres. No sucedió.

Sin embargo, los esfuerzos no terminaron ahí, ya que en 2017 se exhibió un beso homosexual en un capítulo del programa “Como dice el dicho”. Ahora, en “Mi marido tiene más familia”, capítulo a capítulo se pretendió eliminar sutilmente los estereotipos de género por medio de “Aristemo”.

2. Aprovechar la respuesta del público…

El desenlace de los personajes trascendió más allá de la televisión. Así fue como el éxito de esta relación entre el público joven fue tan abrumador que generó una respuesta positiva, en particular, por medio de las redes sociales.

Esta novela no solo rompió récords de audiencia, logró posicionar una tendencia todos los días en Twitter. A partir de septiembre de 2018, la etiqueta Aristemo se posicionaba como trendig topic nacional en la plataforma —y conforme avanzó la tendencias a veces era mundial— durante la transmisión de cada capítulo.

Y sí, quizá todo es gracias a su extenso fandom, que adoptó la historia a su contexto personal y reclamaban a sus creadores por estos canales el hecho de no mostrar algún beso entre ellos, como lo hacía cualquier otra pareja del programa.

3. …y sacar ventaja de la conversación

Día a día, la pareja estaba en el TT de Twitter. De acuerdo con TweetReach, en promedio, los últimos 100 tweets lanzados con la etiqueta Aristemo alcanzaban un promedio de 33 mil cuentas. Y el fenómeno no se detenía.  

Incluso, desde el lunes 25 de febrero, a pesar de que ya terminó la telenovela, la etiqueta DÍA 1 SIN ARISTEMO volvió a ser parte de la conversación en la misma plataforma. Hasta el 1 de marzo, DÍA 5 SIN ARISTEMO sigue siendo tendencia, con un promedio de 24 mil cuentas alcanzadas en los últimos 100 tweets publicados con la misma frase.

Todo indica que a pesar del final de “Mi marido tiene más familia”, la estrategia podría continuar.

4. ¿Hablarle al nicho? Ya no más 

“Aristemo” provocó que la conversación integrará el discurso de la diversidad y aceptación de identidades de género en múltiples niveles y preferencias.

Gracias a la línea argumental del melodrama, “Mi marido tiene más familia” compite por la presea de la Alianza Gay y Lésbica contra la Difamación (GLAAD Media Awards) y espera marcar la pauta de apertura para programas de esta temática a futuro.