Argentina prueba el apagón de la TV analógica (ya era hora)

Buenos Aires, Argentina.- El final de la TV analógica está cada vez más cerca. Argentina hizo una prueba piloto en la provincia de Tierra del Fuego. La situación en otros países.

Arsat, el organismo oficial responsable de toda la infraestructura de la Televisión Digital Argentina, anunció la primera prueba del apagón de TV analógica. Fue en la provincia de Tierra del Fuego, en el extremo sur continental.

La medida es un adelanto de lo que se planea desplegar en todo el país en el año 2019.

La prueba se hizo con la reciente inauguración de una torre de transmisión en la ciudad de Río Grande, con lo que ya se alcanzó con la cobertura a toda la provincia. En realidad, alcanza a casi todo el distrito, porque en algunos pocos sectores, como la localidad de Tolhuin, donde no llega la señal de TDA, se utiliza la transmisión satelital a los hogares que cuenten con decodificador y antena parabólica.

El apagón analógico consiste en la baja de las frecuencias de la banda VHF, el espectro radioeléctrico que se utiliza para la transmisión de TV analógica de aire. El cambio a la TV digital permite mejorar la calidad de transmisión, además de reutilizar el espectro para otros fines, tales como servicios de públicos, de emergencia o fuerzas de seguridad.

En dos años, en todo el país, todos los canales de TV abierta de alcance nacional (América TV, TV Pública, Canal 9, Telefe y Canal 13) deberán transmitir usando el estándar de Televisión Digital Terrestre que el país adoptó en 2009 (el estándar ISDB-T).

Se necesita un sintonizador de TV digital y una antena externa TDA (no sirven las antenas para la TV analógica) orientada a la torre de transmisión.

En la región

La Argentina está muy atrasada en lo que a cambio de tacnología se refiere. El “apagón analógico” llegó mucho antes a otros países de la región, como México, por ejemplo. A las causas hay que buscarlas en la falta de inversión para instalar las antenas de retransmisión, dinero que debe provenir del Estado nacional y, en paralelo, con el poco interés de los grandes medios que utilizan como canal de llegada a los televidentes la TV Paga, de alta penetración en el mercado y fuertemente concentrada en pocos dueños.

¿Por qué apoyar un sistema digital, que es gratuito si funciona (con alto rédito) la TV paga (por cable o satelital)? El razonamiento es simple por parte de las empresas, pero allí debería estar el Estado para avanzar en un sistema que es probadamente superior al analógico en calidad de transmisión y en posibilidades futuras.

En Ecuador, por ejemplo, el apagón analógico iba a efectuarse en diciembre de 2016 con la señal digital de los canales de televisión en Quito, Guayaquil y Cuenca, pero se aplazó al 30 de junio del 2017.

En Paraguay, en tanto, la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) anunció que están trabajando para adelantar el apagón analógico al 2020. Originalmente iba a ser recién en 2024.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299