Apple Watch vuelve a colaborar con Hermès. ¿Por qué sigue esta relación tecnología-lujo?

Existe un hecho que es imposible negar y es su habilidad en el uso de la tecnología reportada en el estudio Cómo compran bienes de lujo las personas adineradas, el cual fue encargado por Google a Ipsos.

Dentro del estudio se descubrió que el 100 por ciento de ellos tiene capacidad para manipular un dispositivo móvil o de escritorio.

Aunado a estos datos, otras cifras del estudio que ayudan a entender al consumidor de lujo su pertenencia a mercados nuevos como China, (también es pertinente agregar a México) y Brasil, además del mercado japonés, donde el número de artículos de lujo que en promedio compran en dos años evaluados fue de 5.7.

De estos mercados destaca el asiático, que es el que lidera las compras de dispositivos smartwatch, según un reporte de la firma GfK publicado en marzo de 2015.

Estos argumentos posiblemente motivaron a Hermès, una de las marcas de mayor valor en el mercado de lujo a nivel mundial, a repetir su colaboración con Apple en el lanzamiento de un Apple Watch intervenido con correas elaboradas con pieles en un contraste interesante: lo artesanal junto a un desarrollo tecnológico.

La apuesta en el mercado de lujo está llevando a observar no sólo a un consumidor de este segmento de productos donde la exclusividad, historia y reputación juegan un papel determinante en el precio con que son comercializados, ahora la mirada está volteando a consumidores early adopters frente a los que se diseña un producto que parece llevar una nueva experiencia de marca en un segmento de compradores que no está familiarizados con estos productos, la estrategia parece simple, llevar la marca a un nuevo mercado y en esta apuesta es necesario observar como la colaboración ha funcionado para marcas como Armani, que han extendido su brazo creativo a teléfonos celulares, tal como lo intentó Prada en desarrollos exclusivos con marcas de teléfonos móviles.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299