Una de las empresas más afectadas por el coronavirus hasta el momento es Disney. La empresa de entretenimiento se ha visto obligada a cerrar sus principales centros de entretenimiento así como a frenar la producción de muchos de sus contenidos, situación que, a diferencia de otras compañías también afectadas, la ha dejado en una posición poco favorable para mantener su flujo de ingresos y ganancias.

Sin parques, ni películas

La semana pasada, luego de que el brote de COVID-19 fuera declarado por la Organización Mundial de la Salud como pandemia, la casa de Mickey Mouse anunció que el cierre de Disneyland Park y Disney California Adventure en Estados Unidos como una mediad preventiva ante la caris de salud.

El cese de operaciones en estos recintos se sumaría al paro que la firma ya vive en otros países de Europa y Asia en donde se ha decretado el cierre de todo tipo de establecimientos dedicados al entretenimiento y en donde los habitantes se mantienen la mayor parte del tiempo dentro de sus hogares.

Las pérdidas se cuentan en millones. Por ejemplo, la compañía estadounidense estimó que por el cierre de sus parques, situados en Shanghái y Hong Kong podría perder en total 280 millones de dólares, si estos se mantenían cerrados por más de dos meses.

Disney domina el jugoso negocio que representa sector de esparcimiento y entretenimiento. Estimaciones entregadas por AECOM revelan que los parques de diversiones con más visitas son Magic Kingdom, el segundo Disneyland Anaheim y el tercero, Tokyo Disneyland. En el cuarto lugar se encuentra Tokyo Disney Sea y en el quinto Universal Studios ubicado en Japón.

A esto se sumadla suspensión del rodaje y estreno de películas que figuraban como la bandera de crecimiento para una de las áreas de negocio más importantes para Disney.

La compañía ha parado la producción de todas sus cintas de live action: “La sirenita”, “Shang-Chi y la Leyenda de los Diez Anillos”, “Nightmare Alley”, “The Last Duel”, así como otros productos dirigidos a Disney + (el reboot de “Querida encogí a los niños”, “Peter Pan y Wendy” y “Shrunk”. Además frenó el estreno de otras como Mulán.

¿Una oportunidad para Apple?

El escenario dibujado no ha dado otro resultado más que la caída en la Bolsa de Disney, efecto que para los analistas abre una gran posibilidad de que Apple -más temprano que tarde- encuentre una posibilidad para comprar a la reconocida casa productora.

Cuando menos así lo dicta un análisis firmado por el analista de Rosenbatt Securities, BArnie McTernan, quien afirma que ante las recientes caídas financieras de Disney, la empresa dirigirá por Tim Cook podría hacerse de todos sus activos o, cuando menos, de los más importantes.

En la investigación, el analista expone: “Creemos que aquellos con horizontes a largo plazo, como las compañías de mega capitalización con grandes saldos de efectivo y cuyo patrimonio superó a Disney en las últimas tres semanas, como Apple, podrían aprovechar la volatilidad. (…) La ventaja de adquirir Disney sería asegurar su estrategia de contenido / transmisión y posibles sinergias al agregar el ecosistema emergente de Disney a la plataforma iOS”.

Es importante mencionar que este informe llegó después de que las aciones de Disney sufrieron un desplome para alcanzar un valor de por debajo de los 100 dólares por papeleta.

Aunque desde entonces, Disney se ha reupurado para llegar a 102.52 dólares por acción, lo cierto es que de seguir el brote, es probable que Apple se anime a realizar una oferta.

A pesar de que Apple ha visto afectadas la producción del iPhones y en la necesidad de cerrar algunas de sus tiendas físicas, lo cierto es que la empresa tiene un músculo particularmente diversos que le permite mantener, cuando menos por un tiempo y relativamente su salud. La estrategia de apostar por los servicios y accesorios ha sido un gran acierto.

En el caso de Disney, aunque su estructura también está diversificada, su cadena de valor parece estar casi o totalmente paralizada. La empresa depende mucho del entretenimiento, de las compras en centros comerciales y la asistencia a sus parques de diversiones; sin taquilla, productos que vender en tiendas o visitantes en sus centros de diversión su panorama es más complejo.

Una posible buena decisión

Aunque es temprano para asegurar quienes ganaran y quienes perderán con la pandemia, lo cierto es que de concretarse el escarnio pintado por el analista, Apple podría ganar demasiado y convertirse en un monstruo del entretenimiento.

Con una posible adquisición de Disney, Apple TV+ podría ampliar de manera única su portafolio de contenido, ganar suscriptores y cubrir un espacio que no ha logrado desde su lanzamiento.

Como refiere McTernan “Disney + podría resolver el problema de contenido de Apple, ya que creemos que AppleTV + ha tenido un comienzo relativamente lento”.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299