Apocalipsis retail: J.C. Penney no quiere ser la nueva Sears

La caída de los ingresos y la feroz competencia lleva a cadenas históricas del retail como J.C Penney a tomar decisiones urgentes: busca reestructurar su deuda antes de que sea tarde.

Bigstock
  • J.C. Penney recurrió a asesores de reestructuración de deuda, dice Reuters.

  • Es para analizar la posibilidad de extender los vencimientos y evitar una potencial bancarrota, como la crisis que aplastó a Sears.

  • Amazon.com y las cadenas de descuento están golpeando fuerte a las tiendas tradicionales.

La tienda por departamentos J.C. Penney no está ajena al fenómeno del apocalipsis retail. Las ventas de los minoristas nativos online, con Amazon.com a la cabeza, y los cambios de hábitos de consumo de los clientes, han generado un escenario negro para el sector.

Las ventas caen y los que no adaptan sus estrategias de mercadotecnia a esos cambios, se mueren. Así de duro como se lee.

J.C. Penney, una de las cadenas de retail de mayor tradición en los Estados Unidos, cerró el año pasado algo más de 130 tiendas en ese país, lo que provocó también un fuerte recorte en la plantilla laboral.

Sin embargo, el achicamiento no era el único eslabón de la cadena de acciones que planea para salir de la crisis: ahora apunta a una reestructuración de su deuda.

Según publica Reuters, contrató a un grupo de asesores para explorar opciones de reestructuración de su pasivo, estrategia que le daría más tiempo al retail para terminar de analizar un cambio en su modelo de negocios.

Más de un siglo

La cadena de tiendas por departamento tiene 117 años de antigüedad y es una de las más tradicionales de ese país. La reestructuración es un intento de poner en orden sus finanzas antes de que sus ingresos sigan cayendo y, en especial, antes del vencimiento de la mayor parte de su deuda, que totaliza aproximadamente US$ 4 mil millones.

Según la agencia de noticias, “los inversionistas están vendiendo las acciones de J.C. Penney en respuesta a sus pérdidas financieras y su calificación crediticia es baja, en territorio de ‘chatarra’, aumentando sus costos de endeudamiento”.

La compañía, que emplea a 95.000 personas y opera más de 860 tiendas, está explorando opciones que podrían incluir recaudar un monto no especificado de efectivo adicional o negociar con los acreedores para extender los vencimientos de la deuda.

El objetivo es tomar el problema ahora, antes de que se agrave, “y evitar una posible quiebra en el futuro”, dice Reuters.

La bancarrota no es algo ajeno al retail actual de los Estados Unidos, dos gigantes como Toys ‘R’ Us y Sears se declararon en quiebra en los últimos dos años. Otros, como Neiman Marcus y J. Crew, estuvieron al borde y consiguieron reestructurar.

Las acciones de J.C. Penney cayeron más de un 50% en los últimos 12 meses, a pesar del aumento en el gasto promedio de los consumidores en los Estados Unidos. Cotizan poco más de US$ 1, lo que le da una capitalización de mercado de US$ 342 millones.


loading...