• Facebook ha prometido que iba a luchar arduamente contra todo tipo de desinformación en su plataforma

  • Esto, en parte para asegurar que sus anunciantes puedan disfrutar de un ambiente seguro para su imagen

  • Se define como pseudociencia a una disciplina que, a pesar de no tener respaldo científico, quiere simular que sí lo tiene

Una de las grandes ventajas de los canales digitales, tanto redes sociales como motores de búsqueda y otras plataformas de contenido, es la híper-segmentación. Así, los anunciantes son capaces de definir un perfil de consumidor determinado y dárselo a los proveedores de espacio. Ellos se encargan de cruzar estas características con los intereses de sus usuarios y así se puede llegar justo a la gente que más podría querer comprar esos productos o servicios.

Sin embargo, este mismo sistema podría llevar a ciertos abusos de parte de los anunciantes. Al menos así lo parece pensar Facebook, que acaba de anunciar que va a cambiar la forma en la que sus socios comerciales llegan a sus usuarios. Específicamente, las marcas ya no podrán elegir la categoría “pseudociencia” cuando estén calibrando el alcance de sus campañas. Así, será también imposible llegar a las personas que explícitamente estén interesadas en el tema.

La categoría en cuestión también existía dentro de Instagram. En una declaración a The Verge, la red social dijo que se eliminó la opción para evitar que los anunciantes llegaran a abusar de esta herramienta. De acuerdo con The Markup, esta opción dejó de estar disponible para las marcas desde el pasado miércoles. Sin embargo, antes de eliminar el uso de esta categoría, solo en Estados Unidos (EEUU) listaba a más de 78 millones de usuarios interesados en ella.

¿Afectaciones a los anunciantes?

El movimiento de Facebook está en línea con la reciente lucha que muchas plataformas han emprendido en contra de las fake news y la desinformación. En mayo pasado, Twitter agregó una nueva herramienta para dirigir a los usuarios a los portales de instituciones de salud si llegaban a buscar datos sobre enfermedades o vacunas. WhatsApp hace unos días puso un límite a los mensajes que se pueden reenviar de su plataforma, para reducir su viralidad.


Notas relacionadas


Más allá de la cuestión de la desinformación, ¿eliminar esta categoría podría llegar a afectar las actividades de los anunciantes? En teoría, no debería. Es poco probable que las marcas que enviaban mensajes comerciales a personas dispuestas a creer en la pseudociencia fueran particularmente honestas. De hecho es extraño que haya existido la opción desde el principio, pues parece que es una invitación de Facebook a que agentes maliciosos difundan fake news.

Pero podría tener algunas consecuencias para el largo plazo. No hay ninguna duda que la categoría de pesudociencia solo podía llegar a servir para que los anunciantes abusaran de esta posibilidad. Sin embargo, su eliminación podría servir de precedente para que se le pida a la red social prohibir o limitar el alcance de otros temas. Por supuesto, la palabra final siempre quedará en Facebook. Pero podría tenerle algunos dolores de cabeza extra con sus clientes.

Desinformación y publicidad

No solo los anunciantes podrían verse afectados por la prevalencia de las fake news. De hecho por lo general los que sufren más por este fenómeno son los usuarios mismos. Hay cadenas que prometen a los usuarios grandes recompensas, pero que en verdad son muy elaboradas estafas. Algunas noticias se expanden a tanta velocidad que ni las plataformas más fuertes del mercado pueden detenerlas. Hay historias que hasta sugieren lazos peligrosos, pero erróneos.

También los anunciantes se pueden ver afectados directamente por la desinformación. De acuerdo con The Verge, algunas historias (en especial ahora con la COVID-19) pueden ser vistas como un riesgo de salud pública. De acuerdo con The Guardian, los sistemas de programática hacen cómplice a las empresas de la expansión de mentiras sobre varios temas. Y CNN de hecho calcula que estos agentes hacen millones de dólares al año con publicidad.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299