Ante la expectación de que Frida iría a Guatemala, sólo se trató de una fake news

Las publicaciones en redes sociales e incluso medios de comunicación dieron por hecho que Frida ya estaba en Guatemala, generando altas expectativas entre los usuarios.

Durante la mañana de este miércoles una de las noticias que generaron eco en la conversación digital fue la supuesta llegada del equipo de binomios caninos de la Secretaría de Marina Armada de México (Semar) a las labores de rescate a Guatemala, luego de que el Volcán de Fuego dejara decenas de muertos y desaparecidos.

Sin embargo, se trató de una fake news, ya que la propia dependencia federal ha sido desmentido el hecho. De acuerdo con la Semar, cuenta con un grupo de apoyo listo para cualquier contingencia dentro del programa Plan Marina para trasladarse a cualquier parte del país o del mundo.

Frida pertenece al equipo de búsqueda y rescate en estructuras colapsadas de Semar, por lo que sus funciones en el país centroamericano no son requeridas por la contingencia que se vive en este momento.

El traslado de este equipo o de cualquier binomio canino es competencia de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y de la Secretaría de Gobernación (SEGOB), quienes canalizan las solicitudes de apoyo a nivel internacional.

Hasta el momento, el gobierno de Guatemala no ha solicitado el apoyo de México para el traslado de ayuda humanitaria a la nación centroamericana.

Las publicaciones en redes sociales e incluso medios de comunicación dieron por hecho que Frida ya estaba en Guatemala, generando altas expectativas entre los usuarios, quienes la conocieron durante las labores de rescate en los sismo del 19 de septiembre en el centro y sureste del país.

El hashtag “Frida” ha tenido mas de 3 mil menciones en las últimas siete horas con más de 179 mil cuentas alcanzadas, 221 mil impresiones y cerca de 100 tweets por cada 50 minutos, de acuerdo con cifras de Tweet Reach.

La promesa de las redes sociales como espacio de conversación está amenazada por la creciente circulación de fake news, que pone en evidencia la necesidad de mejorar la alfabetización digital de los usuarios y de recuperar la función social del periodismo como filtro informativo.

Hay una responsabilidad muy abierta, de los medios, los anunciantes y los reguladores, para reducir este fenómeno, pero también hay responsabilidad de los medios de acercarse a ese espacio de atención. No es solo transformarse en un medio digital. Cuanto más nos acercamos a la experiencia del usuario, más amplificamos nuestra calidad.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299