Amores de oficina, ¿cómo afectan tu branding personal?

Con frecuencia encontramos que muchas empresas prohíben tener una relación en la oficina, pero ¿sabes por qué?

Ya se acerca el 14 de febrero y por ello quiero platicarte de un tema que en muchos ámbitos genera polémica: los amores de oficina.

No parece nada extraño encontrar que las relaciones afectivas en los sitios de trabajo van en aumento. Pero, ¿qué tan complicado es tener o mantener una relación en tu ambiente laboral? ¿Sabes cómo afecta o beneficia tu Branding Personal?

Con frecuencia encontramos que muchas empresas prohíben tener una relación en la oficina, pero ¿sabes por qué?

Las razones para evitar estas relaciones son tres principalmente:

1. Que se oculten en la empresa los errores del otro.

2. Para evitar que los problemas de pareja, como las discusiones, se den al interior de la compañía.

3. Para evitar que entre ellos se fragüen actos indebidos.

Pero más allá de la prohibición de la empresa, es importante que consideres tu branding personal y como éste puede verse afectado más de lo que imaginas.

Por ejemplo, si no se tiene la habilidad para gestionar una relación personal dentro del ambiente de trabajo, pueden existir conflictos, reducción de la productividad o disciplina.

Estudios realizados en Estados Unidos han demostrado las desventajas de tener relaciones de pareja en el trabajo. En particular, la investigación realizada por la Cornell University, en la que se analizaron a más de 3.000 parejas, se reveló que entre las principales desventajas de trabajar con la pareja se encuentran los conflictos por el cargo profesional, ya que cuando la mujer tiene un puesto o sueldo mayor que el hombre, pocas veces se soporta.

Entonces bien, la repercusión en tu marca personal comienza cuando no se pueden separar los conflictos personales y éstos se llevan al trabajo. Las discusiones y pleitos no te hacen ver nada profesional.

Dentro de la oficina, otras repercusiones significativas son:  

-Perder la individualidad y hasta la privacidad. Por estar en una relación de oficina, las demás personas en la empresa podrían considerar que “ustedes dos son uno mismo”, tanto en los aspectos positivos como en los negativos. ¿Estarías dispuesto a ser visto así?

-Poner en riesgo tu vida afectiva. Como poder conservar el límite de colega con el de pareja. Y ni pensar en ser afectivo o tener una muestra de cariño en la oficina, esto podría tal vez restar en ambos credibilidad en el ambiente profesional.

-Provocar una competencia innecesaria entre ambos. Cada quien tiene grandes atributos, pero ¿qué tal si hay alguna característica que es igual de buena en ambos y que en la empresa los tengan que poner en competencia? ¿Estarías dispuesto a tener de rival profesional a tu pareja?


Como ves hay factores humanos que pueden perjudicar a la pareja y tu branding personal cuando ambos comparten el mismo lugar de trabajo, y más aún cuando son funciones similares o dentro de la misma área. En todo caso (y si tu empresa está dispuesta a aceptarlo), lo más óptimo es que realicen funciones completamente distintas y en las que no tengan que vincularse.