Durante la tarde de este lunes, el hashtag #AMLOmanía se convirtió en tendencia dentro de redes sociales al ser la etiqueta mediante la cual cientos de usuarios manifestaron su apoyo al candidato a la presidencia por Morena, Andrés Manuel López Obrador.

Lo que se había mantenido como un fenómeno un poco más discreto en diversas plataformas de social media, ahora es una tendencia que ha ganado nuevas dimensiones y ya no sólo son negocios establecidos quienes ofrecen productos o servicios si Obrador gana las elecciones. Bajo esta etiqueta empresarios, emprendedores y comerciantes de todo tamaño y tipo ofrecen promociones así como productos gratis.

De acuerdo con mediciones entregadas por Tweetreach, hasta el momento, el hashtag #AMLOmanía suma un total de 2 millones 137 mil 923 impresiones así como 499 mil 115 cuentas alcanzadas.

Si bien esta tendencia no es nueva y se ha hecho visible desde el inicio de las campañas, lo cierto es que en fechas reciente ha ganado especial atención ante diversas denuncia que alertan sobre una posible violación a las reglas electorales.

Recientemente, el Partido Acción Nacional (PAN) interpuso una solicitud de medidas cautelares ante el Instituto Nacional Electoral (INE), argumentando que las promociones violan el párrafo 5 del Artículo 209, de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales.

No obstante, la Comisión de Quejas y Denuncias del INE avaló que negocios regalen productos o servicios en caso de que algún candidato gane, ya que no se considera propaganda política.

Detalló que las promociones no se consideran propaganda política, ya que no piden el voto a los ciudadanos y que incluso las personas que no tienen derecho a votar como menores de edad o extranjeros, podrían ser beneficiarios.

Esto se determinó aún cuando la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE) ha indicado que estas acciones construyen una violación a las normas que rigen el proceso electoral.

En un comunicado, el organismo electoral indicó que, según la Ley General en Materia de Delitos Electorales, aquellas personas, establecimientos u organizaciones que “solicite votos por paga, promesa de dinero u otra contraprestación, o bien mediante violencia o amenaza, presione a otro a asistir a eventos proselitistas, o a votar o abstenerse de votar por un candidato, partido político o coalición, durante la campaña electoral, el día de la jornada electoral o en los tres días previos a la misma”, serán acreedores a una multa que va de los 4 mil 418 pesos a los 8 mil 836 pesos, así como de seis meses a tres años de prisión.

En este mismo sentido, la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales establece sanciones que van desde amonestaciones spíblicas hasta multas de 883 mil pesos a quienes lleven a cabo “la entrega de cualquier tipo de material que contenga propaganda política o electoral de partidos, coaliciones o candidatos, en el que se oferte o entregue algún beneficio directo, indirecto, mediato o inmediato, en especie o efectivo, a través de cualquier sistema que implique la entrega de un bien o servicio, ya sea por sí o interpósita persona está estrictamente prohibida a los partidos, candidatos, sus equipos de campaña o cualquier persona. Dichas conductas serán sancionadas de conformidad con esta Ley y se presumirá como indicio de presión al elector para obtener su voto.

Ante el desacuerdo de los organismos electorales, lo único que queda claro es que el ganador con este tipo de acciones es el candidato de Morena, que aunque podría no verse beneficiado directamente con votos, si mantiene referencias a su nombre y propuestas con este tipo de fenómenos.