AMLO: reto y aliado del comunicador corporativo

Por: Antonio Ocaranza Fernández

medios
Foto: Bigstock

Por:Antonio Ocaranza Fernández

La forma en que empresas y gobierno se relacionan ha cambiado profundamente con el
Presidente Andrés Manuel López Obrador y esto representa una gran oportunidad para
los responsables de la comunicación corporativa.

AMLO es un Presidente comunicador y cuando sus declaraciones inquietan al Director
General de una compañía se revalora la labor del responsable de la comunicación
corporativa que entiende este aspecto del estilo de gobernar de hoy. Cada día de la
semana, a eso de las 8 de la mañana, muchos Directores Generales llaman al responsable
de comunicación de su empresa para preguntar: ¿nos mencionó AMLO en la mañanera?
¿Dijo que nos va a regular? ¿Mencionó el proyecto que estamos impulsando? ¿Convocará
a una consulta pública? ¿Pedirá la revisión de nuestra propuesta? ¿De dónde sacó que
somos parte de la mafia en el poder o que no pagamos los impuestos debidos? ¿Cómo
podemos aclarar que las cosas no son así? ¿Cómo informamos que invertimos en
proyectos sociales, que hay muchas mujeres en nuestros puestos directivos, que tenemos
en nuestra empresa decenas de jóvenes construyendo el futuro, que siempre hemos sido
íntegros, honestos, incluyentes?

Con el nuevo gobierno, muchas compañías operan en modo de alerta, atentos a que no se
detone una crisis con una declaración presidencial, y nadie en la empresa está mejor
preparado para este escenario que el comunicador corporativo. Su labor se ha revaluado
por los siguientes factores:

1.- AMLO aprecia la comunicación: el comunicador corporativo entiende el poder de la
palabra y las mañaneras del López Obrador han permitido revalorar la comunicación.
Muchas empresas han sido puestas a la defensiva no por el contenido o veracidad de las
declaraciones del Presidente, sino por el simple hecho de que han sido expuestas al
escrutinio público. Aquellas compañías que han florecido a la sombra de la complicidad
del gobierno se sienten incómodas cuando lo que han mantenido lejos de la opinión
pública sale a la luz y lo que sale a la luz es terreno del comunicador corporativo.

2.- El comunicador debe ser incómodo en la empresa: el comunicador debe cuestionar,confrontar y sacudir la conciencia de sus líderes para reflexionar sobre los argumentos que la opinión pública aceptará como válidos o rechazará como simulación. Se convierte en una especie de bisagra entre empresa y sociedad: transmite hacia afuera lo que la empresa hace pero también comunica hacia adentro lo que la opinión pública y audiencias clave piensan sobre el impacto social de tu operación.

3.- El comunicador conoce sus audiencias: nadie como el comunicador para conocer las inquietudes de colaboradores, proveedores, funcionarios de gobierno, congresistas,
ONG´s, y otras audiencias, respecto de una empresa. El comunicador tiene el pulso de loque opinan los grupos más valiosos para su empresa y domina el arte de la persuasión; es quien sugiere qué decir, a quién, cómo y en qué secuencia.

4.- La crisis el momento del comunicador: ante un gobierno que tiene a las empresas en constante tensión las oportunidades de que el comunicador luzca aumentan. Cuando una crisis surge y hay que dar la cara por la empresa en una declaración o entrevista de radio o televisión, nadie disputa al comunicador esa tarea.

5.- El comunicador con acceso al Director General: si la viabilidad de un negocio depende de una apreciación favorable del gobierno, el comunicador corporativo tiene el reto de elaborar y transmitir mensajes que construyan reputación y actitudes positivas hacia la empresa. La mejor decisión que puede tomar un Director General es permitir que el comunicador le reporte y escuche directamente las instrucciones que debe ejecutar.

La relación gobierno-empresa en los tiempos de Andrés Manuel López Obrador puede ser
por momentos tensa y complicada pero para el comunicador corporativo representa un
momento de oportunidad. Nunca como ahora la comunicación se ha convertido en un
componente tan importante para capturar la atención y cautivar conciencias de grupos
clave para alcanzar las metas de gobierno y empresas. Eso López Obrador lo entiende
mejor que muchos empresarios. Por eso el papel del comunicador corporativo es hoy más
valioso y trascendente. Paradójicamente, en el reto de comunicación que hoy enfrentan
las empresas ante el nuevo gobierno, Andrés Manuel López Obrador es el mayor
contrincante y el mejor aliado.

*Director de OCA Reputación
@aocaranza
[email protected]