Amazon pagó US$ 90 millones por cámaras HD que duran 2 años encendidas

Con la compra del sistema de monitoreo Blink, Amazon adquirió mucho más que cámaras de seguridad: la clave son los dos años que duran encendidas con sólo dos baterías “AA”.

Captura de video

Las cámaras de seguridad Blink son parte del ecosistema de compañías de Amazon desde diciembre de 2017, sin embargo, el objetivo de Jeff Bezos no parece haber sido sólo los dispositivos de seguridad, sino lo que hay en su interior.

Así es. “Amazon.com Inc pagó el año pasado alrededor de US$ 90 millones por el fabricante de cámaras de seguridad para viviendas Blink, en una apuesta secreta por los chips de bajo consumo energético de la startup”, publicó Reuters.

El elevado valor del acuerdo termina por confirmar que Amazon buscaba algo más que sólo tener el control de una “compañía de cámaras”, algo que los expertos sospechaban desde que se conoció la compra (el año pasado), pero que se terminó de confirmar ahora, cuando trasciende el monto de la transacción.

Con los “mágicos” chips de Blink, Amazon podría extender la duración de la vida de la batería de otros de sus dispositivos, como por ejemplo de las Cloud Cam, que “actualmente necesitan ser conectadas a una fuente de energía para funcionar”, analizan en Reuters.

El escenario cambiaría radicalmente ya que las baterías del sistema de Blink, según la marca, pueden durar hasta dos años con tan solo un par de pilas AA de litio.

¿Qué dijo Amazon? Nada. Según la agencia de noticias, rechazó hacer comentarios sobre las condiciones y la estrategia de la adquisición.

Amazon Key, el programa por el que los clientes de Amazon pueden colocar una cerradura inteligente y una cámara de seguridad especial para que el personal de entrega pueda dejar los paquetes cuando las personas no están es, para muchos, el objetivo final de la compra de Blink. Con cámaras son cables que duran 24 meses, todo se simplificaría de forma exponencial.

Según Business Insider, la entrada de Amazon en el espacio de seguridad doméstica puede tener algo que ver con uno de sus principales rivales en el espacio de los hogares inteligentes, Google. Nest, que es propiedad de la empresa matriz de Google, Alphabet, fabrica cámaras de seguridad para interiores y exteriores, pero cuestan el doble que el sistema de Blink (US$ 99).

Así decía el comunicado de Blink de diciembre pasado: “¡Nos complace anunciar que Amazon ha adquirido Blink! Desde su lanzamiento a principios de 2016, nos ha complacido su respuesta a nuestras cámaras de video y sistemas de monitoreo de seguridad para el hogar ultra económicos y verdaderamente sin cables. Si posee uno de nuestros sistemas, nada cambia. Seguiremos operando bajo el paraguas de Amazon vendiendo y respaldando los mismos grandes productos que conoce y ama”.