• Se estima que, de las 400 marcas propias que tiene Amazon, solo 10 de ellas tienen éxito

  • La nueva etiqueta de la retailer sería similar al distintivo Amazon’s Choice, que ya está ampliamente implementado

  • Marketplace apunta que esta función podría funcionar como los Verificados de Twitter, para indicar un distribuidor legítimo

La relación de Amazon con las marcas que se comercian en su plataforma es compleja. Por un lado, los bienes y productos de otras compañías suelen jugar un rol crucial en los eventos más ambiciosos del negocio de Jeff Bezos. A la vez, es preocupante cómo la empresa intenta conquistar cada vez más mercados apoyándose de los datos que obtiene gracias a las ventas de sus rivales. Pero la retailer online pretende calmar los ánimos con un simple distintivo.

De acuerdo con Bloomberg, la retailer presentó una nueva etiqueta. Algunos productos empezarían a llevar el distintivo “Top Brand” para diferenciar a las marcas más relevantes de la plataforma. Por el momento, únicamente se aplicaría dentro de la categoría de moda y se otorgaría de forma orgánica, según las preferencias de compra de los consumidores. Entre las marcas que ya han recibido la calificación están Under Armour, Speedo y New Balance.

¿Una medida a favor de las marcas tradicionales?

Varias retailers tratan que la oferta de sus socios resalte por encima de otras ofertas. Kohl’s, con la ayuda de Facebook, quiere empezar a seleccionar marcas digitales para presentar en sus anaqueles físicos. También Zara presentó el proyecto Selected Brands para vender objetos de otras empresas en sus tiendas. Incluso Walmart, para su desgracia, también utiliza su plataforma para distribuir los productos y diseños de otras compañías y negocios.

Pero estas estrategias solo reducen las fricciones que existen entre las retailers y las marcas. De acuerdo con Retail Touch Points, estos dos tipos de negocios están en una constante lucha por la atención de los consumidores. Para Deloitte, este conflicto es una oportunidad para que los negocios tomen sus ventas y distribución en sus propias manos. Una pelea que, según MailChimp, debe trasladarse al ecommerce para maximizar las posibilidades de éxito.

Al mismo tiempo, estas implementaciones son costosas. Las marcas que se atreven a lanzar sus canales de distribución enfrentan retos logísticos que tal vez disminuyan el retorno de inversión. Todavía la mejor forma de movilizar sus productos es mediante las retailers. Y si bien son agradables los distintivos, la forma en que se asignan (así como los bienes que se ofrecen a los consumidores) está a merced de grandes empresas como Walmart, Target y Amazon.