Amazon en problemas: reconoce que Alexa graba y guarda la información permanentemente

Alexa
Imagen: Bigstock
  • Alexa de Amazon ha superado toda expectativa, pues representará el 31.7 por ciento de la cuota de mercado de los asistentes inteligentes en el mundo durante 2019.

  • La Generación Z utilizan de forma cotidiana a los asistentes de voz, son naturales para la generación, especialmente porque en ellos ponen música.

  • Lee: Disney apostará por una Ariel afrodescendiente para la nueva Sirenita

Los asistentes de voz apuntan a convertirse en un gadget fundamental. En el mundo, cerca del 50 por ciento de los consumidores ha utilizado un asistente de voz al menos una vez, de acuerdo con el estudio “Conversational Commerce: Why Consumers Are Embracing Voice Assistants in Their Lives”.

Google Assistant encabezaba la lista entre los asistentes más “inteligentes” tanto en su versión para el altavoz Google Home hasta 2018, como para smartphone, seguido de Cortana, Alexa y por último, de Siri.

Pero Alexa de Amazon ha superado toda expectativa, pues representará el 31.7 por ciento de la cuota de mercado de los asistentes inteligentes en el mundo durante 2019, con Google Assistant justo detrás con un 31.4 por ciento.

Sin embargo, como toda herramienta tecnológica reciente, no ha sido perfeccionada y hay enormes retos que surgen en el camino hacia su versión final. Por ejemplo con el tema de los datos y la delgada línea de la privacidad, un nuevo reto surgió para los asistentes de voz.

Hoy sabemos que Amazon está en problemas porque tuvo que aceptar que Alexa guarda la información de sus usuarios permanentemente, tal como algunos habían señalado como una preocupación sobre la privacidad.

Amazon admitió está practica luego de que el senador demócrata Chris Coons exigió en una carta a Jeff Bezos que explicara todo sobre el uso que hace de la compañía con los datos que recogen los dispositivos de voz, pues cientos de empleados de la compañía se dedican a escuchar estas grabaciones para mejorar el sistema de aprendizaje de Alexa.

Es decir, los usuarios hacen su vida cotidiana mientras Alexa graba y las transcripciones -sin opción de poder eliminarse- terminan en las manos de empleados de Amazon, desarrolladores de Alexa e incluso las de Echo, diseñadas para niños, infringiendo las leyes de protección de menores. Pero, la compañía ha negado las acusaciones sobre los datos de menores.

Esto último incrementa su riesgo cuando se considera que los miembros de la Generación Z utilizan de forma cotidiana a los asistentes de voz, son naturales para la generación, especialmente porque en ellos ponen música, con 55 por ciento; responden sus dudas, con 44 por ciento y escuchan chistes, con 40 por ciento, de acuerdo con NPR y Edison Research.

loading...