Si se pidiera una referencia sobre el entretenimiento en la era digital, quizá una de las primeras marcas que se vendría a la mente sería Netflix. La plataforma de streaming es ahora una de las firmas que abandera los nuevos hábitos de consumo, lo que le ha permitido posicionarse como líder dentro de dicho mercado.

La empresas de Los Gatos, California es el principal servicio de entretenimiento por internet en el mundo, presente en más de 190 países, 125 millones de personas ven más de 140 millones de horas de programas de TV y películas por día.

Aunque sus niveles de audiencia y permanencia aún siguen en el top del segmento, lo cierto es que la competencia dentro del modelo que la propia empresa implementó es cada vez mayor con lo que llegar a resultados satisfactorios o esperados es cada vez más complicado para Netflix. Basta con reconocer que durante el primer semestre del año agregó alrededor de 5.2 millones de usuarios, aproximadamente un millón menos de lo que esperaba.

Dentro de los rivales más fuertes es Amazon Prime, la línea de negocios del gigante de e-commerce que gana relevancia.

La rapidez Amazon Prime crece explica para muchos la tendencia a la baja que experimenta Netflix. Especialistas indican que la batalla por este mercado podría concentrarse en estos dos jugadores.

La expresión podría tener sentido cuando reconocemos que, tan sólo en Estados Unidos, el número de suscriptores a este servicio creció de 44 millones a 8 millones de usuarios entre enero de 2015 y marzo de 2017. Estas cifras se replican en más de un mercado, y el gigante del comercio electrónico espera hacerlas crecer con una inversión que, de acuerdo con analistas de JP Morgan alcanzará los 4 mil 500 millones de dólares en contenido, tanto original como licenciado durante este año. De tal suerte, resulta revelador considerar que Amazon suma en todos el mundo 100 millones de suscriptores prime.

Ante este contexto dibujado en cifras, el cuestionamiento que surge es si la empresa de Jeff Bezos será capaz de desbancar a Netflix dentro de un mercado que esta última firma construyó.

Con esto en mente, enumeramos tres razones por las cuales la teoría de que Amazon podría desbancar a Netflix en el terreno del entretenimiento podría convertirse en una realidad:

Netflix en problemas para capitalizar

Esta plataforma se ha mantenido en la cima por varios años. No obstante, esto podría ser una ilusión si consideramos que sus inversiones parecen generar pocos beneficios, con gastos que aumentan.

Al menos en Estados Unidos, la consultora Ampere Analysis calcula que el costo de Netflix para agregar nuevos suscriptores alcanzó los 100 dólares por nuevo suscriptor neto, monto superior a lo registrado entre 2013 y 2015 cuando fue de aproximadamente 60 dólares.

A estas declaraciones se suma un reciente estudio que indica que el 80 por ciento de los usuarios de Netflix no consume el contenido original de la compañía, sino que prefiere series y películas producidas por cadenas televisivas y estudios cinematográficos, esto aún cuando la firma destina un presupuesto entre 7.5 y 8 mil millones de dólares en producciones originales para tener alrededor de 700 contenidos propios al cierre de este año.

Más allá de lo digital

Diversos medios indican que Amazon está trabajando en la posibilidad de comprar Landmark Theatres, una cadena privada que posee aproximadamente 50 cines en los que se proyectan películas independientes y extranjeras. Hasta ahora, dicha firma pertenece a los multimillonarios inversores Mark Cuban y Todd Wagner a través de su holding 2929 Entertainment.

Con este movimiento, Amazon podría replicar la fórmula que, hasta el momento, le ha funcionado en retail. Recordemos que durante 2017, los estadounidenses compraron alrededor de 200 mil millones de dólares en productos de Amazon y sus tiendas Whole Foods, lo que según Bloomberg representa aproximadamente el 5 por ciento del gasto minoristas de los estadounidenses, excluyendo la compra de autos, de repuestos de automóviles y las visitas a restaurantes y bares.

Si bien Amazon viene diciendo que es “un pez pequeño en el mercado minorista de Estados Unidos”, la comparación con Walmart, el gigante minorista mundial, lo pone en un lugar expectante. Las ventas de Walmart en los Estados Unidos fueron de U$S 381 mil millones en su último año fiscal. Esto es alrededor del 10 por ciento del gasto de los estadounidenses (siempre excluyendo restaurantes, bares y automóviles).

Más allá de series y películas

Además de tener tanto licencias como contenidos originales materializados en películas y series, Amazon apuesta por construir una plataforma de entreteniendo mucho más robusta.

Desde las transmisiones exclusivas de eventos deportivos (como los juegos de jueves por la noche de la NFL) o presentaciones y conciertos en vivo, este tipo de apuestas que van más allá de los contenidos “green”, entregan cierta frescura, dinamismo y vigencia a Amazon por encima de Netflix, que carece de este tipo de propuestas.