Durante los últimos años, uno de los reclamos constantes hacia Amazon ha sido el trato que reciben sus empleados al interior de sus almacenes y demás puntos de operación. Desde explotación laboral hasta prácticas de seguimiento de actividades calificadas como poco éticas, los reclamos son diversos.

Basta con recordar lo sucedido durante la última edición del Prime Day en donde antes de centrar la atención en los descuentos de dicha temporada, los usuarios volcaron su interés en la huelga que iniciaron los trabajadores de la central de San Fernando, en España.

Aunque esto no mermó en los resultados de las promociones de la firma, si representa un problema a la larga si consideramos el impacto en la imagen que esto puede tener al mediano plazo en términos de productividad e innovación.

Hallazgos publicados por la revista Harvard Business Review, los empleados felices que encuentran un ambiente laboral óptimo son 300 por ciento más innovadores, lo cual cobra mayor sentido si se considera que desarrollar acciones que promuevan la satisfacción laboral -más allá de los incentivos económicos- puede contrarrestar el 51 por ciento de ausentismo en las organizaciones, según Gallup.

De hecho, sólo el 14.7 por ciento de las empresas implementa iniciativas formales para motivar la promoción de su oferta por parte de sus empleados, en donde el 72 por ciento de dicho porcentaje carecen de programas de formación sobre las mejores prácticas al utilizar las redes sociales en el entorno laboral y de negocio.

Amazon se suma al juego

Para la marca guiada por Jeff Bezos, los mayores problemas al respecto se gran desencadenado mediante redes sociales, y ahora el gigante del e-commerce parece intentar jugar el juego que sus propios empleados y usuarios detractores de sus políticas laborales han impuesto.

Lejos de apostar por una campaña de mercadotecnia con base en post patrocinados, videos o GIF’s, la firma ha creado un verdadero ejercito de usuarios cuya única función es defender a la compañía ante cualquier mención de su nombre y se relacionen con críticas a su política o cultura laboral.

Un estudio elaborado por la agencia global LEWIS concluye que 6 de cada 10 empleados separa en sus redes sociales su actividad personal de la profesional, en donde la principal razón que explica el fenómeno es porque sus valores personales difieren de los corporativos.

Hasta ahora, parece que estos perfiles se están centrando en atender acusaciones habituales sobre Amazon relacionadas con el bajo salario, las condiciones laborales y los derechos que tienen sus empleados.

Llama la atención, como reportan desde TechCrunch, que estos perfile sconpartes un mismo patrón. Todos incluyen como imagen de cabecera la famosa sonrisa del logotipo de Amazon; en su nombre de usuario se identifican como “Amazon FC Ambassador”, y dentro de su descripción de perfil incluyen una liga al Amazon Fulfillment Center Tours, página dedicada a comunicar la labor en el campo del empleo que hace Amazon, permite hacer un recorrido por sus instalaciones y tener una mejor idea de cómo es trabajar en la misma.

¿Una buena campaña de mercadotecnia?

Aunque en primera instancia podría afirmarse que se trata de un ejército de bot, la propia marca ha declarado para Business Insider que este conjunto de perfiles está formado por personas reales a las que les ha pagado para enviar estos mensajes de defensa.

De hecho, la compañía detalló que se trata de empleados con experiencia en los centros de operación de la compañía, cuya misión es “educar a la gente” sobre las “verdaderas condiciones de trabajo” en la empresa.

Aunque Amazon ha descubierto lo que hay detrás de esta acción, lo cierto es que estamos frente a una campaña de marketing que utiliza el tan desgastado y odiado principio de los bots, que vendidos como “embajadores de Amazon”, no son más que empleados que tiene una función más por la que reciben un pago (defender a la firma), situación que diluye la autenticidad y transparencia que el cliente demanda a las empresas.

Esto toma mayor sentido cuando reconocemos que, de acuerdo con una encuesta realizada por Havas, para el 78 por ciento de los consumidores “es muy importante” que una empresa sea transparente en sus operaciones, mientras que el 70 por ciento de los mismos afirma “hacer más” por conocer con mayor profundidad las empresas de las marcas que compran.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299