Una de las grandes críticas que se han relacionado con Amazon desde hace varios años es el tratamiento que da a los datos de sus clientes a favor de sus marcas originales.

Para muchos, la gran cantidad de datos que el gigante del e-commerce posee sobre la manera en la que el consumidor interactúa con los productos le ha dado la empresa norteamericana información de incalculable valor para diseñar marcas propias con cierto éxito para su negocio.

Amazon lo confirma

Esto ha dejado de ser una mera suposición. Y es que ahora el propio CEO de Amazon, Jeff Bezos, ha reconocido que la política de la firma que representa relacionada con el uso de los datos de los vendedores para beneficiar los propios productos de la empresa pudo haber sido violada en el pasado.

En el marco de la audiencia ante el Comité Judicial de la Cámara de Representantes, Bezos fue cuestionado sobre una reciente investigación publicada por The Wall Street Journal en la que se aseguraba que Amazon estaba utilizando datos de ventas privados para hacer crecer sus propias categorías de producto.

De manera puntual, el CEO respondió que aunque Amazon tiene una política interna que prohibe esta práctica, no garantizar que nunca se hayan violado estas normas.

“Tenemos una política contra el uso de datos específicos de los vendedores para ayudar a nuestra marca, pero no puedo garantizar que esa política nunca haya sido violada”, afirmó el directivo.

“No quiero ir más allá de lo que sé en este momento”, mencionó Bezos, pero aseguró “Amazon está investigando el caso muy cuidadosamente”.

Lo que se acusa

Aunque los comentarios de Bezos no son claros, la realidad es que podría ser la primera admisión de una posible infracción en los datos de terceros para beneficio propio de Amazon, asunto que no es nada nuevo.

Hacia 2017, la descripción su línea Essentials ya permitía observar con mayor precisión el fenómeno. De acuerdo con dicho texto, Amazon analiza los comentarios de los consumidores para crear los productos de alta calidad, cómodos a un precio accesible. Además presumen que los consumidores aprueban y mejoran los productos a través de sus comentarios en la plataforma de e-commerce.

Todo esto se logra a través de los aprendizajes del éxito y fracaso de marcas que por la importancia que tiene Amazon a los ojos de las audiencias ven la necesidad de tener presencia en ese lugar. La traducción es simple más conocimiento, más volumen, más ventas, más marca propia y mayor poder.

Un dato podría dejar claro el riesgo: Nike vende el 30 por ciento de sus productos a través de Amazon; sin embargo, la firma deportiva no podrá capitalizar las más de 70 mil referencias de la marca (según Morgan Stanley) que aparecen en la plataforma online para aciones futuras.

Las ganancias llegaron

Aunque Bezos asegura que este problema ya está siendo atendido, la realidad es que el tiempo que estas malas prácticas pudieron llevarse a cabo ya dejaron interesantes ganancias para Amazon.

Los datos no mienten. Desde The New York Times indican que Amazon podría vender más de 25 mil millones de dólares en productos de sus marcas propias en el futuro inmediato.

Más interesante es reconoce que el potencial para Amazon en el terreno de las marcas propias es particularmente importante.

Un análisis realizado por Marketplace Pulse indica que a pesar de que Amazon cuneta con más de 400 marcas propias, sólo 10 de ellas generan el 81 por ciento de las ventas.

Más relevante es reconocer que los productos firmados bajo estas marcas sólo representan el 1 por ciento del total de ventas de la compañía.

Para ser más puntuales, el estudio reveló que AmazonBasics representa menos del 5 por ciento de productos lanzados al mercado, pero también es la responsable del 57 por ciento de las ventas. Sobre esta línea, se sabe que las tres marcas principales de Amazon (AmazonBasics, Amazon Collection y Amazon Essentials), representan un 70 por ciento del total de ingresos.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299