Algunos consejos para crear call to action eficientes

Sin el uso de los llamados a la acción o Call to Action (CTA), las empresas de Marketing de Contenidos tiraría a la borda todos sus esfuerzos para obtener leads. Cierto es que ofrecer contenidos de valor para nuestros usuarios puede aportar grandes resultados a nuestra marca, pero, si no los persuadimos de que participen con nosotros, todas nuestras estrategias se quedarán cortas. De alguna manera, si no generamos conversaciones con ellos, no conseguiremos que nos compartan, que nos promocionen o que nos ayuden a aumentar nuestra popularidad o visibilidad.

Los llamados a la acción o CTA (Call To Action) son frases sencillas que se dirigen directamente al usuario para “invitarlo” a actuar de determinada forma: ya sea seguir a la marca en las redes sociales, descargar o compartir los contenidos de la misma, etc. Todas ellas buscan que los usuarios den un paso más y se conviertan en clientes recurrentes de la compañía. Con todo esto, se convierten en imprescindibles para una empresa que opta por el Inbound Marketing y el Content Marketing, ya que llaman a los lectores a participar y a realizar acciones que proporcionan un valor añadido para los negocios.

Algunos Tips para crear un Call-To-Action eficiente:

Los CTA pueden mejorar la interacción con los usuarios, el engagement, aumentar el tráfico web y los seguidores en las redes sociales, hacer a la empresa más humana y accesible, etc. Veamos los siguientes consejos para crear un call to action eficiente:

 

¿Qué buscas?

El primer paso que tenemos que dar es definir cuál será el objetivo del llamado a la acción y no perderlo nunca de vista. Por ejemplo, si nuestra meta es aumentar seguidores en las redes sociales, el CTA podría ser: “Síguenos en nuestra página”. Además, estas deben ir siempre acompañadas de un link que lleve directamente al destino para que sean lo más sencillas posibles para los usuarios.

¿En dónde estamos parados?

Un punto imprescindible es el contexto: tenemos que tener en cuenta las circunstancias que rodean a la marca y al usuario en relación a nuestra compañía. Por ejemplo, si somos una empresa de Content Marketing, no podremos animar a comprar el servicio más caro a un usuario que nos visita por primera vez, sino que sería más apropiado un CTA del tipo: “Conoce nuestros servicios”.

Ve al grano. No marees a tus usuarios.

Crear llamados a la acción cortos y que abarquen una sola tarea, ya que tienen mayor impacto visual. Además, tenemos que evitar redactar obviedades; por ejemplo, es más apropiado “Regístrate para recibir nuestro newsletter” que “haga clic en este enlace para registrarse y recibir nuestras newsletter”. La mayoría de los usuarios ya entienden que el hipervínculo tiene como finalidad hacer clic.

El botón NO va donde “queda bonito”

Ubicar el CTA estratégicamente en la página; tendremos que estudiar el lugar apropiado para colocar el llamado a la acción. Por ejemplo, si estamos describiendo los beneficios de los contenidos para e-commerce e introducimos un CTA en medio de la información puede despistar a los lectores; sin embargo, si al final del texto escribimos una anotación extra, sí sería un buen sitio para una CTA a modo de “Share in Twitter”.

Nada tiene sentido si no lo mides

Por último, es imprescindible analizar frecuentemente los resultados que nos traen estos CTA para conocer qué mensajes tienen mejores resultados para nuestro público objetivo y poder crear futuras estrategias eficientes.

Recuerda siempre que si no se puede medir, no es #marketing_online.

Las herramientas como mapa de calor o tests multivariantes, serán muy útiles para los dos últimos puntos. Te ayudarán a definir la localización perfecta para el Call To Action y qué texto o color del botón ha generado mayor número de leads.