Algunas smart TV podrían no ser seguras para los consumidores, advierte Consumer Reports

hogar smart tv
Bigstock

Uno de los dispositivos electrónicos de consumo que más ha crecido en los últimos años, son las smart TV. Cada vez es más común ver hogares y negocios, pero tener televisiones ‘inteligentes’ puede conllevar un problema; que algunas no sean completamente seguras para los consumidores.

Un reporte de Consumer Reports advierte que existen algunas smart TV que podrían ser vulnerables a ataques de hackers poniendo en riesgo la información de los usuarios.

Las televisiones inteligentes comenzaron a comercializarse de manera masiva después de 2010, pero en los últimos cuatro o cinco años han cobrado cada vez mayor relevancia.

Hablamos de un mercado cada vez más grande, sólo durante 2017 se vendieron en el mundo más de 105 millones de smart Tv en el mundo, pero según proyecciones de GfK, para este 2018 el volumen podría llegar a más de 114 millones de unidades.

No sólo crecieron en la adopción del consumidor sólo por que estos dispositivos permiten conectarse a internet y tener más funciones de las que ofrece la televisión tradicional, sino porque hacen más accesible plataformas y contenidos multimedia como video on demand (VoD), en gran medida, se puede decir que ayudaron a la popularización de plataformas como Netflix, Hulu, Roku, Crackle, y que hoy otras aplicaciones estén en este formato como las Facebook, YouTube o HBO, entre otras.

Sin embargo, la conectivdad también conlleva sus riesgos y, esto es lo que advierte Consumer Reports. En su informe indica que millones de smart TV podrían ser vulnerables a la intromisión de los hackers.

bigstock-smart tv
Imagen: Bigstock

El organismo señala que, en colaboración con la empresa Dissconnect, realizó pruebas de hackeo en televisiones de las cinco principales marcas en el mercado estadounidense; Samsung, LG, Sony, TCL y Vizio, además de los dispositivos Roku y encontró algunos problemas.

Según las pruebas, en todos los aparatos es posible rastrear lo que ven los consumidores, y en dos marcas particularmente, no pasaron una prueba de seguridad básica; en concreto señala que los hackers podrían manipular por completo el control de smart TV de Samsung y TCL, también de los dispositivos de Roku TV.

No obstante el reporte, Roku publicó esta semana una nota en su blog oficial en la que dice que el análisis de Consumer Reports no es del todo verídico y que sus aparatos no presentan las fallas señaladas. “Queremos asegurarles a nuestros clientes que no hay riesgo de seguridad”, agrega.

El problema, según Roku, es que Consumer Reports analiza el uso de ACR (Automatic Content Recognition) que no está habilitado por defecto en las smart TV con Roku, esta debe ser una función que el consumidor active, por lo que no están en riesgo.

Sin embargo, este sí pude ser un problema para las marcas, si bien, el año pasado ya se registró un problema precisamente por el ACR. En este caso fue con la marca de televisiones Vizio, ya que fue multada por Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos (FTC, por sus siglas en inglés) por recolectar datos de 11 millones de smart TV sin consentimiento de los consumidores.

Al final, aunque suene espeluznante, es un juego que acepta cada consumidor cuando adquiere dispositivos que se conectan a internet (como un smartphone, tablet o computadora), queramos o no, existe un riesgo de que sean objeto de ataques cibernéticos. Esto obliga a que seamos consumidores más preparados e informados, así como exigir que las marcas provean al comprador de la información necesaria para entender lo que está comprando.