CFAH

Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Alertan riesgos en menores por videojuegos y retos virales

Las redes sociales son un peligro para los menores, ya que se ven influenciados por retos virales, que los llevan a atentar contra sus vidas.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
  • El contexto se encuentra oscuro respecto a los niños, niñas y adolescentes en videojuegos y redes sociales

  • Primero, el caso del secuestro por medio de “Free Fire” y el decálogo del Presidente frente al uso de los videojuegos.

  • Y, segundo, la influencia que las redes sociales para los menores que los lleva a realizar retos que atentan contra sus vidas, como el Blackout Challenge

 

El Presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) dijo el día de ayer durante su conferencia matutina que, el crimen organizado recluta a menores, enganchándolos por medio de videojuegos y dio un decálogo. No obstante, la agenda de los medios del día de hoy, dictaba que las redes sociales también se han convertido en un peligro para los menores y va más allá de los secuestros, ya que se expuso el caso de dos decesos de menores con vinculación a retos virales de TikTok, en este caso, el controversial Blackout Challenge.

 

Un poco de contexto

Desde su reciente visita al estado de Baja California, el pasado 17 de octubre, en el municipio Playas Rosarito, el mandatario expuso su interés por exponer un caso de secuestro de niños, los cuales fueron enganchados por el videojuego “Free Fire” y llamó a los padres de familia a procurar a los menores y a velar por la integración familiar. 

Ello, porque el 9 de octubre, la noticia de la desaparición de 3 niños en Oaxaca trascendió en las redes sociales, ya que no se trato solamente de un secuestro, sino que los niños fueron atrapados mediante el juego con motivos de delincuencia organizada, trata de personas y explotación laboral. 

De acuerdo a la versión oficial, una banda que operaba en Oaxaca enganchó a los adolescentes para ofrecerles trabajo como halcones de una organización criminal de Monterrey.

Al día de ayer, AMLO reafirmó su posición en contra del mal uso de las redes sociales y los videojuegos, que a través de consolas como la de Nintendo o Play Station y teléfonos móviles, se usan para reclutar jóvenes para el crimen organizado. Por dicho motivo, llamó a los padres a no dejar a sus hijos en la tecnología sin supervisión. 

“Hay que dedicar más tiempo a las niñas, a los niños, a los adolescentes y no dejarlos con los aparatos prendidos con estos juegos que están diseñados para entretenerlos, pero no necesariamente son buenos los contenidos”, declaró el Presidente antes de presentar su decálogo. 

Durante la conferencia de prensa se señaló a varios videojuegos que están diseñados con la violencia como eje central, además de apuntar al principal “Free Fire”, que se encuentra en el top tres de descargas móviles según Statista, se nombró a Gran Theft Auto, Call of Duty, Gears of War y Fortnite. 

Y lo preocupante para los niños esta cuando vemos las estadísticas de las preferencias de los videojuegos de los niños en México, datos de Statista señalan que en 2019, el 42 por ciento de los niños que jugaban videojuegos en México optaron por juegos de lucha, batalla o lucha libre. Los videojuegos de carrera quedaron en segundo lugar, jugados por el 37 por ciento de los menores entrevistados. En cuanto a los juegos en los teléfonos móviles, los mexicanos mostraron preferencia por los juegos de acción y aventura. 

Niños atentan contra su vida en redes sociales

Pese a todo este contexto de violencia que envuelve a los videojuegos y que AMLO advirtiera a los padres de familia dando un decálogo. Hay demasiados riesgos para los menores como la imposición de estereotipos de la narco cultura, la normalización de la violencia, la sexualización temprana, inclusive efectos en la salud mental. 

En este último punto hay que enfatizar y es que hoy los medios de comunicación posicionaron en su agenda que dos niñas en Oaxaca se suicidaron, por la descripción de las autoridades, se vinculó a reto viral Blackout Challege. El desafío de desmayo o Blackout Challenge como se le conoce en inglés, consiste en dejar de respirar el mayor tiempo posible. 

El reto también tomó la vida de un niño de 9 años en Tijuana, Baja California, luego de asegurar a sus amigos que intentaría un reto viral de TikTok. 

El mal uso de las redes sociales en una etapa de “vulnerabilidad” como la niñez o la adolescencia puede llevarlos a ponerse en situaciones de riesgo. Pese a que son grandes herramientas de comunicación, abre caminos inseguros, que pueden conducir a situaciones que difícilmente puedan controlar sin la intervención de otras personas, en el caso del secuestro de los niños el gobierno y los padres de familia intervinieron y, en los casos de los niños que intentaron el reto viral y logran sobrevivir, los paramédicos y las familias. No obstante, hay una constante común en ambos casos y es la poca intervención de las familias para moderar o brindar la confianza para la utilización de los espacios virtuales.

Para darnos cuenta de lo necesario que es ponerle atención a estos focos rojos que nos está marcando el contexto actual, la Asociación Mexicana de Internet Mx dice que “el 50 por ciento de las niñas, niños y adolescentes tiene un dispositivo propio, ya sea un teléfono inteligente o una tableta”. Sin embargo, el 47 por ciento de los padres no usa o no sabe qué es un control parental. Asimismo, el 23 por ciento de los padres no establecen límites para el uso de los dispositivos y su mayor problemática es el establecimiento de las mismas para el uso de dispositivos e internet. No me gustaría terminar con estadísticas de padres e hijos en internet, pero creo que es la mayor reflexión que nos podemos llevar el día de hoy, además de que existe, en mi opinión, un desmoronamiento de las familias con la tecnología y falta de atención de padres a hijos, características que se ven reflejadas en el frío contexto de videojuegos e influencia en redes sociales que están viviendo los niños y jóvenes del país. 

 

Ver más:

 

Otros artículos exclusivos para suscriptores