Publishing Perspectives calculó a finales de 2017 que el mercado internacional de libros estaba valuado en unos 122 mil millones de euros. Esta cifra equivalía, entonces, a 143 mil 400 millones de dólares (mdd). De este volumen, alrededor de una cuarta parte corresponde al segmento de los ebook. Así pues, el consumo de obras literarias a través de canales digitales se ha vuelto un componente importante de la industria global.

Así pues, la más reciente noticia de Microsoft adquiere relevancia. De acuerdo con ZDNet, la compañía tecnológica retiró la categoría de libros en su tienda en línea. A partir de hoy, ningún usuario podrá comprar nuevos títulos mediante esta plataforma. El acceso a las obras continuará hasta principios de julio. Pasada la fecha, los clientes que hayan pagado por un ebook en el pasado recibirán un reembolso automático del sistema.

Fuentes citadas por el mismo ZDNet apuntan que la decisión de Microsoft responde a un objetivo estratégico. La compañía desea que su tienda en línea tenga un mercado mucho mejor definido. Al mismo tiempo, esta determinación se pinta como una indicación del cambio que vive el mercado de los ebook. Uno que ahora quedará en manos de las tecnológicas Apple y Amazon, de editoriales tradicionales como Barnes&Noble (B&N) y nuevas plataformas, entre ellas Kobo.

Transformación en la industria del ebook y los libros en general

La determinación de Microsoft puede verse como la consolidación de un proceso que inició desde hace algunos años. La compañía fundada por Bill Gates ya había tenido un tropiezo con el mercado de los ebook en 2014. Entonces, terminó una relación de dos años con B&N. El trato, que nunca tuvo resultados concretos, tenía el objetivo de posicionar ambas compañías en el mercado de los libros digitales producidos por editoriales tradicionales.

Ésta sería una de las primeras indicaciones de un cambio que se concretaría hasta 2017. A principios de 2018, un estudio PubTrack Digital, citado por Publishers Weekly, apuntó que las ventas de ebook editados tradicionalmente se redujo en 10 por ciento. Ante estas cifras, Forbes propuso que este menor número de compras se debía a que solo se estaban midiendo los libros de grandes grupos editoriales. Y las estadísticas del mercado parecen respaldar esta teoría.

Author Earnings, citado por Small Business Trends, apunta que el 31 por ciento de los ebook vendidos diariamente son independientes (indie). Es decir, el mismo autor los coloca en línea para los usuarios. Junto con las ofertas colocadas por las mismas plataformas y los productos de editoriales pequeñas y medianas, suman casi seis de cada 10 ventas. Esto podría responder  a que su mayor público, los lectores jóvenes, están en busca de historias nuevas.

Una tendencia hacia una consolidación del sector

Pero la búsqueda de contenidos más originales no sería el único incentivo para que los usuarios hayan decidido migrar a plataformas con un catálogo indie más extenso. Rüdiger Wischenbart, cofundador de BookMap, aseguró al Copyright Clearance Center que una de las tendencias más grandes del mercado de los ebook es el dominio de las grandes compañías.

De acuerdo con el experto, en la industria de los ebook “tenemos mercados donde el ganador se lo lleva todo. Donde hay pocos, pero enormes jugadores mejor financiados. Éstos están en una mejor posición [para triunfar] que todos los agentes más humildes”.

Así pues, la salida Microsoft podría ser indicación de dos cosas. Uno, que el mercado de los ebook finalmente se consolidó como uno especializado en ofertas indie. Sin una variedad suficiente, la compañía de tecnología tuvo que ceder ante Amazon y otros competidores. Segundo, que la capitulación de la tecnológica ante sus rivales podría no ser la última. En el futuro, más pequeños y medianos agentes de la industria de los libros digitales podrían empezar a ceder su segmento del público a los jugadores más poderosos.