Ahora es el turno del Tour de Francia, evento deportivo y poderoso medio publicitario

Francia es el país en el mundo con mayor turismo internacional, aproximadamente 80 millones de personas de otros países los visitan por año. Lejos, atrás le sigue Estados Unidos con 62 millones de visitantes aproximadamente. Un factor que hace la diferencia, es el Tour de Francia , el más importante evento de ciclismo de ruta en el mundo que empezó este sábado 6 de julio, un ejemplo muy bueno de mercadotecnia y comercialización de contenido que promociona al país y a las marcas patrocinadoras en todo el mundo.

Se calcula que unas 15 millones de personas ven el Tour y a sus ciclistas en vivo por las diferentes carreteras por las que pasa, a lo largo de los 21 días que dura la competencia. Se estima que alrededor de 1,000 millones de personas en todo el mundo siguen el evento en la televisión.

Los televidentes, además de la competencia y la lucha entre ciclistas, ven también una postal de Francia. Los ciclistas a lo largo del Tour pasan por los espectaculares Alpes y los Pirineos, cruzan por los famosos campos de girasoles que inspiraron a Van Gogh, acompañan la costa mediterránea, a granjas y pueblos medievales. Finalmente llegan a París, donde con varias vueltas a lo largo de los Campos Elíseos cierran la competencia.

La cobertura de la televisión es grandiosa, estas impresionantes imágenes con tomas aéreas desde helicópteros en todo el recorrido, o las grabación desde grúas fijas que captan el paso del pelotón a través de monasterios y viejas granjas. Además los locutores describen los lugares y su historia, haciendo una auténtica labor de promoción de Francia, sus ciudades, pueblos y su campiña. No hay manera de no quedar enamorado del país viendo el Tour y con ganas de viajar para allá.

Si a esto le sumamos la posibilidad de ver estas imágenes ahora con televisión de alta definición, se vive una experiencia sin igual. Son cerca de 100 horas de cobertura televisiva a lo largo de tres Semanas que dura el Tour.

Además de esta increíble promoción turística detrás de un evento deportivo, las marcas nacionales e internacionales que patrocinan, tienen una gran exposición de diversas maneras, desde los logotipos en los jerseys de los ciclistas, en estructuras a lo largo del recorrido y evidentemente, la exposición comercial en cada una de las llegadas a meta. Consideremos además la entrega de premios que se hace al final de cada una de las 21 etapas, plagado de patrocinadores.

Según la firma de mercadotecnia deportiva Repucom, se estima que durante las tres semanas del Tour, el patrocinador puede obtener alrededor de cinco veces más de exposición de marca, de lo que realmente paga. Para compañías como Telefónica, Astana, Education First o Dimension Data , que patrocinan equipos y a ciclistas, la exposición puede valer muchas veces eso. Otro detalles pueden verlos en cómo los ganadores de la etapas reciben en el podio un león de peluche de Crédit Lyonnais, momento que es visto por millones de personas.

Esto es un gran ejemplo de marketing de contenido, donde se da exposición de marca con un contenido que es valioso y muy convincente, visto por cientos de millones. En el caso de Tour, las empresas están construyendo un gran valor para su marca.

Compartir
Artículo anteriorLos 5 básicos del neuromarketing para el mercadólogo de hoy
Artículo siguienteCannabis marketing, se va a poner muy bueno
Mercadólogo deportivo especialista en diseño de programas de lealtad para equipos de futbol y desarrollo de afición. Actualmente opera el proyecto Vivo Deporte en radio y plataformas digitales, donde se da información de consejos y orientación al deportista recreativo que quiere practicar de mejor manera su deporte. *Las columnas de opinión reflejan el pensar individual y gustos personales de los columnistas, los cuales no necesariamente son compartidos por el equipo Merca2.0.