No es nada nuevo referir la cris que vive el sector aéreo ante el pronunciado declive de viajeros a causa evidente de los efectos del coronavirus. Tampoco lo es hablar de los problemas financieros que enfrenta Aeroméxico debido a la misma causa.

Pero, la compañía a aérea mexicana parece haber encontrado una alternativa para lograr estabilizar su situación sin afectar sus operaciones en el mercado nacional e internacional.

Un acuerdo canadiense

El lunes se informó que Aeroméxico llegó a un acuerdo con Aimia para recibir un apoyo financiero de 100 millones de dólares con los que pretende estabilizar la reestructura de sus compromisos económicos tras las afectaciones sufridas por la pandemia de COVID-19.

A través de una notificación enviada a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) se indicó que los fondos saldrán de PLM Premier, operador de su programa de lealtad Club Premier.

En ese sentido y, de acuerdo con la información disponible, el préstamo es por 50 millones de dólares que PLM le prestará a Aeroméxico, a través de compras anticipadas de boletos Premium, y se suman a otros 50 millones que ya le había otorgado bajo una línea de crédito el pasado 12 de mayo.

“Los términos del acuerdo son beneficiosos para ambas partes. Pero el cliente está en el centro de la relación entre ambas empresas”, aseguró Andrés Conesa, director general de la aerolínea mexicana en la carta enviada a la BMV.

El salvavidas requerido

Es una apuesta muy alta, pues de acuerdo con El Financiero, el apoyo total de los 100 millones de dólares está garantizado por la participación accionaria de Aeroméxico en PLM, además el documento a la BMV señala que con el financiamiento se acordó una extensión de 20 años en el contrato para ampliar y robustecer el programa de lealtad.

Dicho préstamo se da en un contexto en el que la aerolínea mexicana anunció un plan de reestructuración financiera para hacer frente a los impactos que ha resentido a causa del coronavirus y de la propia crisis en la aviación comercial a nivel mundial.

También a días de que se ha especulado una posible bancarrota de Aeroméxico en Estados Unidos, esto derivado de una columna publicada en un medio mexicano hace diez días, aunque la compañía lo ha negado categóricamente.

En ese sentido, recibir liquidez es fundamental para Aeroméxico que esta en pleno proceso de reactivación de diversas rutas de vuelos tanto en destinos nacionales como internacionales, para lo que ha implementado una robusta estrategia de comunicación que va desde marketing digital, anuncios en medios electrónicos, pasando por e-mail marketing, todo con el objetivo de proyectar confianza al consumidor y estimular a que regrese a los viajes.

Un sector en crisis

La aerolínea mexicana vive momentos difíciles, del mismo modo que muchas otras compañías del sector.

Recordamos los casos de KLM y Lufthansa que han tenido ser rescatados por los gobiernos de Países Bajos y Alemania, dos grandes que no han logrado resistir la crisis.

Una que es muy dura, al respecto, vale la pena recordar lo referido por Brand Finance, que en un reciente reporte señala que el sector de la aviación es especialmente golpeado por el coronavirus.

“La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) ha dicho que la mayoría de los transportistas quebrarán dentro de dos meses como resultado del cierre de las fronteras por los gobiernos para contener el brote de coronavirus. Una gran cantidad de líneas aéreas importantes han desembarcado a la mayoría de sus flotas y han anunciado planes para despedir a miles de empleados, ya que ahora enfrentan una crisis como nunca se había visto en la industria aérea”, detalla el documento.

Esto toma fuerza si atendemos lo que reveló la IATA, al señalar que la afectación a la industria de la aviación global se reflejará en una pérdida de aproximadamente 130 mil millones de dólares en venta de boletos de avión. Hoy todas las aerolíneas buscan volver a despegar, pero deberán estar atentas para poder convencer a los clientes de viajar con ellas.

SUSCRÍBETE AL CONTENIDO PREMIUM POR TAN SÓLO $299