Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

Advierten sobre el peligro de los influencers financieros: “no es un juego, se puede perder mucho”

Los influencers financieros o también llamados "finfluencers" son una realidad y, según algunos expertos, están comenzando a genera un pequeño caos.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
influencers financieros

Los influencers financieros o también llamados “finfluencers” son una realidad y, según algunos expertos, están comenzando a genera un pequeño caos en el mercado.

No es nada nuevo ni nada que haya surgido a raíz de la llegada de la pandemia. Llevamos varios años conviviendo con el término “influencer” o “influencers”, ese grupo de usuarios de redes sociales que aprovechan su popularidad para hacer que una marca, un producto, o un establecimiento incremente sus números.

Lo que sí ocurrió tras el surgimiento del Covid-19 es que incrementó la importancia de la vida digital, de ese espacio en redes sociales que, para muchos, significó un escape de la tortuosa realidad que nos planteó el 2020 y su inevitable confinamiento.

Y es que, con el boom de las rede sociales, se puede decir que, prácticamente, cualquier persona se puede convertir en influencer, conquistar a millones de seguidores y, con ello, generar altos ingresos. Por supuesto, tiene su dificultad, pero, al final, el internet es de todos y para todos, y cualquiera que tenga una idea creativa puede hacerse popular.

Hoy en día, en el amplio campo o rubro de los influencers, hemos sido testigos del surgimiento de distintos nichos de personalidades de internet, cada uno con sus propias estrategias y sus propios fines, y, claro, sus contenidos, mismos que van dirigidos a una audiencia específica.

Ahí, en medio de ese inmenso mar de las redes sociales, encontramos a los “finfluencers” o influencers financieros; personas de 20 años (centennials), expertos en el uso de dichas plataformas, los cuales comparten todo tipo de trucos para invertir en el mercado de valores.

Sus contenidos, por supuesto, se basan en explicaciones sencillas, sin tanto tecnicismo, con el objetivo de que cualquier usuario o seguidor pueda entenderlo.

De entre la amplia gama de contenidos que podemos ver de los influencers financieros se encuentran el cómo manejarse a través de las aplicaciones de inversión, cómo invertir en propiedades inmobiliarias, cómo identificar e interpretar las tendencias a la alza y a la baja para poder comprar y vender en el momento adecuado, cómo funcionan las criptomonedas, entre muchos otros que, a simple vista y para cualquier persona que desconozca de los términos, resulta complicado entender.

Sin embargo, para ellos, para los “finfluencers”, es parte de su vocabulario cotidiano y, por supuesto, sobre eso basan sus contenidos.

Uno de los “finfluencers” pioneros, Austin Hankwitz, es un claro ejemplo de cómo se manejan los influencers financieros. Tiene 25 años y, anualmente, se lleva al bolsillo alrededor de medio millón de tan solo por sus contenidos enredes sociales.

Inició en TikTok, la red social de la Generación Z o “centennials”, durante el 2020, en pleno confinamiento, y lo hizo como una especie de gurú financiero, donde aconsejaba y enseñaba a sus seguidores que, en ese momento, ya ascendían a más de medio millón, a ser “finfluencers”.

En ese sentido, la pandemia fue parte indispensable del crecimiento de este fenómeno, un momento en el que algunos decidieron utilizar el confinamiento para descargar una aplicación de inversión y, con elló, multiplicar sus ahorros.

“La gente se aburría durante la pandemia y, como no había deportes para apostar, cogía el móvil y se ponía a invertir. Estas aplicaciones se anuncian con procedimientos supersencillos y con cero comisiones para comprar Apple o Amazon, las más conocidas y que no dejan de subir nunca”, señala el educador y asesor financiero independiente, Sergio Valverde.

El propio Valverde menciona que lo que más promocionan los influencers financieros lo que se conoce como day trading, es decir, comprar y vender rápido.

“Parece una forma fácil de ganar dinero y esos chavales jóvenes se han adaptado, quizá mejor que nosotros, al lenguaje de las redes sociales. Y te venden fiestas, chicas, cochazos, mansiones… Lo hacen parecer todo muy fácil y muy rápido a través del móvil, y con pocos conocimientos financieros. Cuando llega un señor de traje que te dice que es mejor que inviertas a largo plazo parece más aburrido, porque no tiene estos gráficos que muestran cómo suben tus céntimos de euro. No tiene esa adrenalina. Para los chavales invertir es como hacer apuestas deportivas. Y eso engancha. Pero no es un videojuego. Se puede perder mucho dinero”.

Y ese es precisamente, uno de los más grandes riesgos que están alertando sobre el boom de los “finfluencers”, pues, si bien es una interesante nicho, hablamos de una persona que da consejos financieros a otra y, en ese sentido, las consecuencias pueden ser muy graves.

En el lado de los influencers que trabajan con marcas de ropa, por mencionar un ejemplo, lo peor que pudiera ocurrir es que el producto que promociona pueda no ser apto para el consumidor, pero en el caso de los “finfluencers”, los riesgos son mayores.

De hecho, en 2019, el organismo británico Action Fraud reveló en en solo cinco meses la población perdió alrededor de más de tres millones de libras (3,5 millones de euros) por culpa de consejos fraudulentos para en Instagram. La mayoría de las víctimas tenían entre 20 y 30 años.

Ahora lee:

Otros artículos exclusivos para suscriptores