México, a pesar de sus recursos naturales, está atrás en muchas industrias y mercados. En parte, por la inversión en el desarrollo científico y tecnológico. Para 2018, solo 0.5 por ciento de su Producto Interno Bruto (PIB) se usaba en estos proyectos. Según El Economista, esta cifra debería ser de al menos 2.5 por ciento.

No es un problema menor. Reducir esta inversión no solo significa una desventaja inmediata en competitividad internacional. También implica que las empresas e instituciones del país, a futuro, podrían estar condenadas a depender de los avances desarrollados en otras regiones. Algo que, a largo plazo, podría ser muy costoso.

IA para apostar por la juventud

Ante este reto, el espacio de coworking Público y la tecnológica Lenovo presentaron la primera edición de una beca para la inversión en prometedores proyectos de tecnología y ciencias. De acuerdo con Carlota Mendoza, directora de marketing, ventas y experiencia de Público, dijo: “es crucial dar apoyo a estos chicos, porque tal vez tienen una gran idea pero no el espacio para desarrollarla. Es tener una comunidad que te ayuden a aterrizar aspectos de tu proyecto”.

Carlota Mendoza, directora de marketing, ventas y experiencia de Público

Como parte del proyecto, se abrió la convocatoria a grupos de recién graduados con una idea de negocio prometedora. A los ganadores se les ofrecieron tanto seis meses de oficinas profesionales en Público como equipos de cómputo potenciados por software con Inteligencia Artificial (IA).

No es la primera vez que esta tecnología se utiliza para potenciar las capacidades de grupos de estudiantes. En 2018, la Universidad de Valencia presentó un proyecto de IA para ayudar a sus alumnos a tener mejores experiencias de aprendizaje y enseñanza en línea. A principios de ese mismo año, el G7 se comprometió a reforzar el uso de la Inteligencia Artificial para incrementar la capacidad de adopción de todos sus ciudadanos con miras a los trabajos del futuro.