Acabemos con el síndrome Dunning Kruger en las falsas prácticas profesionales

¿Por qué a muchas personas les cuesta tanto decir “no lo sé”? ¿Cómo es posible que muchos individuos finjan un conocimiento que no tienen, se hagan pasar por expertos o crean tener una superioridad intelectual que en realidad no poseen?

¿Por qué a muchas personas les cuesta tanto decir “no lo sé”? ¿Cómo es posible que muchos individuos finjan un conocimiento que no tienen, se hagan pasar por expertos o crean tener una superioridad intelectual que en realidad no poseen?

Este fenómeno se relaciona con el campo de la psicología, en concreto, con el denominado síndrome de Dunning Kruger, que fue acuñado por los psicólogos estadounidenses David Dunning y Justin Kruger.

Ambos hicieron una serie de experimentos, cuyos resultados fueron publicados en 1999 en el Journal of Personality and Social Psychology. En ellos, analizan la correlación entre mayor o menor confianza en uno mismo con el nivel de conocimientos o habilidades.

Entre las conclusiones del estudio, resalta, que los individuos incompetentes tienden a sobreestimar sus habilidades, muestran mayor dificultad para reconocer las capacidades de los demás y asumir su falta de conocimientos.

Este fenómeno es aplicable a cualquier situación de la vida cotidiana, a entornos laborales, políticos y a todos los sectores de la sociedad. De igual modo, los investigadores demostraron que, este síndrome también aparece en las mujeres, al presentar ellas más inseguridades, por ejemplo, sobre su desempeño en un examen de ciencias.

Según los resultados, las mujeres subestimaron su trabajo porque pensaban que tenían un razonamiento científico inferior al de los hombres, algo que no coincidía con la realidad.

Si analizamos el síndrome desde un enfoque de mercadotecnia, nos daremos cuenta que son muchos los “marketeros” que, creen saber todo sobre esta especialidad, aunque en realidad desconocen muchas de sus aplicaciones, teorías y no cuentan con las habilidades y la preparación suficientes.

De acuerdo con datos reportados en Forbes sobre los resultados de un estudio realizado por la Global Marketing Association, 7 de cada 10 directivos de Marketing en México no estudiaron mercadotecnia como carrera y casi el cien por ciento de todos ellos se considera un experto en la materia.

Muchos ni tan siquiera cuentan con un diplomado sobre el tema y tampoco forman parte de una asociación sectorial, con la que pudieran acceder a formación continua para mantenerse al día de todos los avances y nuevas competencias requeridas para desempeñar las acciones comerciales de acuerdo a la cambiante realidad tecnológica y social.

La falta de vinculación entre el mundo académico y profesional no es algo exclusivo del sector de la mercadotecnia, sino que se presenta en otras industrias, áreas productivas y políticas del país.

Cuando hablamos de preparación, no sirve sólo con tener experiencia, leer revistas o asistir a conferencias de dudosa procedencia.

Es necesario mantener un vínculo constante con centros educativos especializados, asistir a diplomados o programas de estudio novedosos, que sean de calidad y sirvan para adaptar la práctica comercial a los cambios de nuestra sociedad, especialmente para aquellos que toman las decisiones y elaboran planes de marketing.

Cuanto mayor es la incompetencia de un individuo, menor es su capacidad de juicio sobre su propia competencia o hacia la de los demás y por tanto se cree poseedor de la razón absoluta y una superioridad ilusoria.
Cualquier parecido con la realidad, no es pura coincidencia.

Recibe las gráficas del día con las noticias más importantes de mercadotecnia.



Compartir
Artículo anterior¿Cómo crear nuevos territorios?
Artículo siguiente7 frases que debes evitar decir frente a tu jefe
Ana Karina Ortiz, columnista, conferencista y experta en el sector denim. Licenciada en Mercadotecnia por la UVM. Cuenta con más de 18 años de experiencia en la industria textil y manufacturera. Actualmente, es directora de Mercadotecnia, Publicidad y Licencing de Silver Plate, empresa líder en la industria de jeans en México.