• Los millennials son quienes más compran criptomonedas, pues el 4.68 por ciento tiene divisas digitales

  • A finales de 2018, se estimó que la adopción de estas monedas se duplicó con respecto a 2017

  • Bitcoin, Bitcoin Cash y Bitcoin Gold son versiones distintas de un mismo software

De acuerdo con Hipertextual, esta mañana la compañía Coinbase sacó su propia tarjeta de la mano de VISA. Con esta tarjeta, la casa de cambio de criptomonedas quiere facilitar a los usuarios el uso de Bitcoin, Ethereum, Litecoin y otras divisas digitales en su día a día. Por el momento, este servicio sólo está disponible en Reino Unido. Sin embargo, no se descarta la posibilidad de trasladar el modelo de negocio a otras partes del mundo en el futuro.

Mientras que el mercado de criptomonedas está floreciendo en otros países, en México la situación es muy distinta. La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) se esfuerza por pintar una mala imagen de estos activos digitales. Y a pesar de ya tenerse en pie una Ley Fintech, el Banco de México (Banxico) dejó a las casas de cambio fuera de la regulación secundaria, dificultando sus operaciones.

Eso sin contar que en el ciclo de noticias, todavía se liga el uso de criptomonedas con la incidencia de actividades delictivas o la incertidumbre financiera. En entrevista exclusiva con Merca 2.0, Pablo González, Chief Design Officer (CDO) y co-fundador de Bitso, reafirmó que aún hay mucho camino que recorrer en México. Afirma que, en el mercado de criptomonedas nacional, la educación e información correcta sobre el tema son todavía las grandes barreras.

Sabemos que aún hace falta mucho por enseñar y transmitir a los usuarios. El reto principal es hacerle ver a las personas que la tecnología de las criptomonedas y el blockchain va mucho más allá de invertir en ellas. Que puede mejorar nuestra vida en muchos sentidos. Sentidos que ya no imaginábamos que se podían mejorar. […] Creemos que el crecimiento [en el número de usuarios] seguirá siendo alto conforme vayan conociendo los beneficios.

Bitcoin: El máximo representante de las criptomonedas

Uno de los grandes problemas con la adopción de las divisas digitales en México (y el mundo) es que todavía las criptomonedas son, para muchos, sinónimo del Bitcoin. Aunque se trata de una comparación poco exacta, es lógica. Por años, el Bitcoin ha sido el representante más grande de este mercado. No solo se trata de la moneda históricamente mejor valuada de todo el entorno. Y con 31.91 millones de usuarios globales, es también la de mayor penetración.

Pero también es la responsable de muchos problemas que viven hoy las criptomonedas. Desde su lanzamiento en 2010, el precio de cada unidad de Bitcoin incrementó gradualmente hasta superar al oro. Y en 2017, su valor se multiplicó por más de 10. Cada vez más personas utilizaron la divisa digital como un método de “inversión mágica” para multiplicar sus ingresos. Cuando la divisa se desplomó en diciembre, también se cayó la confianza en el mercado.

La turbulenta historia del Bitcoin hizo que el público asociara a las criptomonedas con burbujas inflacionarias, inversiones poco seguras, esquemas de fraude y mucho más. Pero González afirma que esta tendencia está cambiando a escala global. Reafirma que, lentamente, las personas están dejando de asociar a las divisas digitales con el Bitcoin. Están descubriendo otras ofertas que tiene el mercado. Y la tendencia también está en México.

En distintos niveles, la sociedad mundial está entendiendo los beneficio de utilizar esta tecnología. [Están dejando] solo de hablar sobre costo o volatilidad del Bitcoin. […] Desde mi perspectiva, las personas no han perdido el interés en las criptomonedas. Todo lo contrario […] Es por eso que en México y el mundo se están buscando marcos regulatorios para promover el uso responsable de la tecnología.

Posibilidades del mercado

Si bien hay varios usos para estas divisas, es claro que todavía no hay buen reconocimiento sobre sus posibilidades. De acuerdo con Finder, las principales razones por las que las personas no compran criptomonedas es el alto riesgo, la falta de interés/necesidad o su complejidad. Y es que en México no está viendo el panorama completo del mercado. En otros países, con condiciones tecnológicas y educativas disímiles, se emplean con frecuencia.

Fuera de México, apunta González, cada vez más países han utilizado las criptomonedas y otras tecnologías financieras (fintech) para grandes proyectos económicos. En China, estas innovaciones se han utilizado para reducir la circulación del dinero en efectivo. Y en África, se emplean para resolver la falta de una infraestructura bancaria tradicional. Los grandes líderes internacionales del mercado han llamado a eliminar las divisas fiat tradicionales por completo.

México, muy lentamente, está poniéndose al parejo. Cada vez más compañías de criptomonedas se han fundado en el país. Y, en un esfuerzo por fomentar una industria más competitiva y saludable, se han aliado en una asociación. En ella no solo están casas de cambio como Bitso. También se incluyen sitios de noticias, minería y asesoría. Eso, sin contar las posibilidades que permite cada una de las diferentes divisas digitales.

Imagen, publicidad y mercadotecnia

De cualquier forma, el CDO reconoce que existe un problema de imagen en el mercado de las criptomonedas. Hace poco, Microsoft presumió cómo sus algoritmos en Bing habían bloqueado más de cinco millones de anuncios de la industria. Esto, porque muchos agentes maliciosos aprovechan el relativo desconocimiento que existe entre la población para cometer fraudes. En este sentido, González apunta que la solución es acercarse a estos agentes.

Se trata de demostrarle a estos proveedores y a los usuarios que somos una empresa confiable, segura y comprometida […]. Como pasa con cualquier categoría o marca, la percepción se puede cambiar con una buena estrategia de marketing seguida de comunicación creativa y consistente. A diferencia de otras categorías, lo que es muy interesante de las criptomonedas es que hay información muy relevante que comunicar.

Y es que para cimentar el mercado de las criptomonedas en México, se debe atacar por varios frentes simultáneamente. Primero, atender las preocupaciones legislativas y terminar de construir el marco regulatorio. Segundo, eliminar la mala fe que existe entre los usuarios y otros agentes financieros hacia las divisas digitales. Tercero, reafirmar que las posibilidades de la tecnología van más allá de una simple herramienta de transacción o información.

[Debemos] seguir entendiendo a nuestros usuarios [actuales y potenciales], sus necesidades y educarlos sobre cómo esta tecnología es mucho más de lo que piensan. Que es algo que es para todos. Nos toca hacer todo el ruido posible para lograr comunicar nuestro mensaje y no solo cambiar la perspectiva de la categoría. Sino también que más personas se unan al ecosistema cripto. […] Estamos seguros que es sólo el comienzo de un mejor futuro [para México].