Suscríbete a Merca2.0 y accede a más 3,500 artículos exclusivos a suscriptores. Haz clic aquí

ARTÍCULO EXCLUSIVO PARA SUSCRIPTORES

80 por ciento de la Generación Z se deja influir por redes sociales para sus compras de moda

Las ideas y valores de este grupo de consumidores está cambiando por completo la forma que funciona (y se adquieren) productos de moda

Compartir:

  • Las concepciones del ser y de su lugar en el mundo están afectando cómo la Generación Z interactúa con la industria de la moda

  • Esto, porque los artículos, prendas y calzado sirven como una forma de expresión para cualquier persona, no solo los jóvenes

  • Además, se espera que sus cambios en preferencias contribuyan a una serie de transformaciones más ambiciosas dentro del mercado

Un nuevo estudio de Depop y Bain & Company, Futureproof, exploró como la Generación Z y sus nuevas concepciones de identidad están transformando el mundo de la moda. Y es que los jóvenes tienen una conciencia muy distinta del ser. Por ejemplo, el 75 por ciento de esta población apunta que su género, raza o sexualidad no puede ser fácilmente categorizada. Seis de cada 10 incluso apuntan que su identidad abarca varias razas, culturas y hasta lenguajes.

También parece haber una relación mucho más cercana con las redes sociales. De acuerdo con el 70 por ciento de la Generación Z, pueden ser parte de un movimiento incluso si solo participan a través de estas plataformas. Y esta relación va más allá de su rol en comunidad, impactando también cómo se relacionan con las marcas, especialmente las de moda. Ocho de cada diez apunta que inspiró sus comprar en Depop precisamente navegando en estas apps.

Pero esto no significa que la única forma de conectar con ellos sea a través de los canales digitales. Curiosamente, están más en contacto con las experiencias Out-Of-Home (OOH) que otras generaciones. El estudio apunta que 30 por ciento de los GenXers y 45 por ciento de los millennials consumen este tipo de contenidos más de una vez al mes. Para la Generación Z, la proporción sube a la mitad. Así pues, hay grandes oportunidades offline en el sector de moda.

Decisiones de compra de la Generación Z

Estos consumidores están trasladando este activismo de redes sociales y contacto constante con experiencias offline en pilares para relacionarse con empresas de todas las industrias. En específico en el mundo de la moda, apuntan Bain & Company y Depop, temas como salarios justos, inclusión y activismo social influyen su decisión de compra entre una prenda y otra. El 60 por ciento busca también una huella medioambiental baja en sus marcas de ropa favoritas.


Notas relacionadas

¿Cómo está cambiando la industria de la moda en la nueva normalidad?

Este puede ser un momento clave para comenzar a vender moda por internet 

INFOGRAFÍA: Así evolucionó la industria de la moda ecommerce en 2020


Sin embargo, no solo se espera que las marcas de moda hagan los cambios necesarios para cambiar el planeta. Muchas personas de la Generación Z están tomando pequeñas acciones para reconfigurar su relación con el medio ambiente. Por ejemplo, el 75 por ciento recicla más, siete de cada diez han reducido su consumo de la moda rápida, y casi dos terceras partes se han puesto a reparar sus prendas. También se popularizaron las opciones de segunda mano.

Específicamente esta última tendencia parece ser particularmente fuerte entre la Generación Z. El 75 por ciento de las personas en este segmento de la población han comprado moda de segunda mano para reducir el impacto de su consumo. Cerca de la mitad incluso emplea estas opciones para poder subirse a tendencias y encontrar artículos únicos. Tal vez más importante aún, dos terceras partes de este público la consideran una opción gracias a sus precios bajos.

Cambios en el mundo de la moda

Ya sea por influencia de la Generación Z o no, este sector sufrió una serie de transformaciones en los últimos meses. Por ejemplo, la moda de segunda mano ya no es un mercado que esté limitado a empresas nuevas o startups innovadoras. Grandes cadenas como H&M empezaron a invertir en estas tendencias de consumo. No solo eso, sino que el concepto ha probado ser tan popular que ha logrado extenderse rápidamente en varias zonas del mundo, como Europa.

Incluso se ha visto la llegada de nuevos jugadores al mercado, en un intento por capturar la atención de los consumidores jóvenes. Por ejemplo, en mayo Netflix anunció que lanzaría su propia colección de ropa de lujo. Este salto fue habilitado por la empresa de moda Halson, la protagonista en su serie Los Bridgerton. De hecho, las prendas están inspiradas justamente en las que se usan en este programa, cimentando una estrategia más integral para esta empresa.

Otros artículos exclusivos para suscriptores